Caída de la demanda

Panasonic reducirá la inversión en su negocio de televisores de plasma

Panasonic anunció hoy que reducirá su inversión en el negocio de fabricación de televisiones de plasma en 135.000 millones de yenes (1.487 millones de dólares) debido a la caída de la demanda por crisis económica global.

Según un comunicado de la propia compañía, con sede en Osaka (centro de Japón), Panasonic planeaba una inversión inicial en el negocio de televisores de plasma de 580.000 millones de yenes (6.388 millones de dólares) en sus fábricas de Himeji y Amagasaki, provincia de Hyogo (centro de Japón).

A pesar de la reducción del presupuesto, Panasonic manifestó en su comunicado que en el año fiscal 2009 va a tratar de aumentar las ventas de sus televisores de pantalla plana en un 50% con respecto al año pasado, hasta los 15,5 millones de unidades. Según la compañía nipona, las economías emergentes jugarán un papel fundamental en este objetivo.

No cumplirá previsiones

Debido a la crisis global, la compañía prevé que no cumplirá sus previsiones de beneficio para el actual ejercicio fiscal, que finaliza en marzo, al menos en cuatro áreas de negocio: audio digital, productos para una mayor calidad de vida, dispositivos electrónicos para vehículos y semiconductores.

Panasonic apuntó además en su comunicado hay "muchas posibilidades de retirada de los negocios y productos que han registrado pérdidas desde el año fiscal 2007" y añadió que "cerrará sus fábricas en el extranjero que no alcancen los criterios mínimos para evitar la retirada".

"Panasonic llevará a cabo una revisión radical de sus negocios clarificando en cuáles se expandirá y de cuáles se retirará", dice el comunicado oficial.

Compra de Sanyo Electric

El anuncio de Panasonic se produce poco después de que se publicara oficialmente que esta compañía comprará la mayoría del accionariado de Sanyo Electric, fabricante de baterías recargables y de paneles solares, para convertirla en una subsidiaria con la que pretenden potenciar su negocio energía ecológica.

El acuerdo con Sanyo convierte a Panasonic en la compañía más grande del sector de fabricación de electrónica de Japón, con unas ventas anuales estimadas de 11 billones de yenes (121.125 millones de dólares), que la colocan a la altura de gigantes como Hitachi.