Farmacéuticas

La banca exige a los Merckle vender Ratiopharm para rescatar su holding

Un grupo de 30 bancos ha aprobado un préstamo de 400 millones de euros para dar liquidez al grupo del empresario alemán Adolf Merckle, que se suicidó esta semana acosado por las deudas. A cambio exige la renuncia de su hijo y la venta de la compañía de genéricos Ratiopharm.

La banca exige a los Merckle vender Ratiopharm para rescatar su holding
La banca exige a los Merckle vender Ratiopharm para rescatar su holding

El sindicato de bancos acreedores del holding empresarial familiar creado por Adolf Merckle (VEM) acordó ayer conceder un crédito puente de 400 millones de euros al grupo para facilitarle liquidez y resolver su desesperada situación financiera, que empujó al patriarca familiar a quitarse la vida el pasado lunes.

A corto plazo, el préstamo servirá al conglomerado para eludir una situación de insolvencia financiera, que amenazaba el empleo de 100.000 trabajadores.

Según informó el grupo inversor, el acuerdo incluye dos condiciones de obligado cumplimiento. La primera es la venta de la productora de medicamentos genéricos Ratiopharm, fundada en 1973 por el propio Adolf Merckle y que en el último ejercicio facturó 1.800 millones.

La segunda, la renuncia de Ludwig Merckle, hijo de Adolf que había quedado como máximo responsable del grupo inversor familiar tras el fallecimiento de su padre. Ambas han sido aceptadas, como confirmó ayer en una declaración oficial el propio Ludwig Merckle que se declaró, en nombre de la familia, 'muy feliz por haber encontrado una solución' a la complicada situación de la compañía.

'El siguiente paso será comenzar a trabajar en el plan de reestructuración. Parte de éste deberá pasar por la evaluación de las inversiones del holding, antes de adoptar cualquier decisión', aseguró ayer la portavoz del grupo inversor de los Merckle, VEM, Vivien Kremer.

Y es que el conglomerado de Merckle aún tiene cuentas pendientes. Según fuentes del mercado, el grupo mantiene conversaciones con diferentes entidades financieras para renegociar la devolución del préstamo de 700 millones de euros obtenido en 2005 para comprar a la familia Spohn su parte en la constructora Heidelberg Cement y hacerse con el control de la que es la segunda mayor proveedora de materiales de construcción del mundo.

Los analistas descuentan que los acreedores de Merck le exigirán una parte de la constructora en cuanto se recupere el valor de la acción, que perdió un 79% durante el pasado año, aunque ayer ganara un 4,9%.

El empresario que se suicidó retenía la empresa de genéricos

Si Adolf Merckle no logró cerrar en vida la obtención de un crédito puente con su banca acreedora para aliviar las estrecheces financieras que atravesaba su grupo fue, en parte, por su resistencia a desprenderse de Ratiopharm, la empresa de producción de medicamentos genéricos que él mismo había fundado en 1973.

Ratiopharm era la pieza del edificio societario levantado por Merckle que la banca exigía como garantía de la viabilidad futura del holding. Sin embargo, el empresario alemán se negó repetidamente a su venta al considerar que la situación del mercado impediría colocar la firma por su valor real. Finalmente, saldrá del grupo VEM.