Aluminio

Alcoa despedirá a 13.500 personas y reducirá a la mitad sus inversiones

Alcoa, líder mundial en la producción de aluminio, va a lanzar un plan de ajuste que supondrá el despido de 13.500 personas (el 13% de la plantilla), un recorte de la producción del 18%, limitar a la mitad las inversiones de 2009 y vender cuatro líneas de negocio. En España venderá la planta de Sabiñánigo (Huesca) y suprimirá 150 empleos.

Atravesamos unos momentos extraordinarios que exigen medidas extraordinarias'. El presidente de Alcoa, Klaus Kleinfeld, ha justificado con esta frase la puesta en marcha de un estricto plan de ajuste en el líder mundial del aluminio para hacer frente a la caída de la demanda y de los precios que ha sufrido el sector. Unas medidas que le permitirán lograr unos ahorros de 450 millones de dólares anuales (328,5 millones de euros).

El plan pasa por un recorte de plantilla que afectará a 13.500 trabajadores del grupo estadounidense, el 13% de su plantilla total. La eliminación de estos puestos de trabajo se llevará a cabo a lo largo de este año y afectará, también, a otras 1.700 personas sin contrato fijo. Quienes se queden en la empresa verán congelados sus salarios.

En el plano industrial, Alcoa ha decidido acometer un recorte adicional de producción (el tercero desde septiembre) de 135.000 toneladas, lo que eleva la reducción total a las 750.000 toneladas anuales, es decir, el 18% de su capacidad de procesado.

En el área de aluminio primario, el grupo también ha renegociado los contratos que mantenía de suministro eléctrico y ha diversificado el origen de los suministros de materias primas clave (en especial, carbón de coque, sosa cáustica y fluoruro de aluminio), alcanzando acuerdos con China, por ejemplo. Estas medidas le van a facilitar una reducción de los costes operativos cercana al 25%. Además, la empresa espera aprovechar la caída de los precios del petróleo y el gas.

Mantener la liquidez

Otra de la estrategias de Alcoa para hacer frente a la crisis pasa por conservar, en la medida de lo posible, los niveles de liquidez. Así, la empresa limitará sus inversiones en 2009 a 1.800 millones de dólares (1.315 millones de euros), la mitad que el año pasado, y sólo materializará las que sean clave para la marcha de sus actividades, como lo son los proyectos de crecimiento en Brasil, que supondrán un desembolso de 750 millones de dólares (548 millones de euros).

La multinacional del aluminio también pondrá a la venta cuatro de sus líneas de negocio, por las que pretende ingresar unos 100 millones de dólares (73,1 millones de euros). Se trata de las divisiones de sistemas eléctricos y electrónicos, de hoja fina, de ruedas de automóvil y de productos de transporte en Europa. En total, se verán afectados 22.600 empleados y 38 centros de trabajo, que el año pasado facturaron 1.800 millones de dólares (1.315 millones de euros) y cerraron con unas pérdidas globales de 105 millones de dólares (76,7 millones de euros).

El impacto económico del plan de ajuste sobre las cuentas de Alcoa estará entre los 900 y los 950 millones de dólares (658 y 695 millones de euros).

Desplome en Bolsa

Las acciones de Alcoa en la Bolsa de Nueva York se desplomaron un 10,15%, hasta los 10,89 dólares por título, tras hacerse público el plan de ajuste que va a poner en marcha el grupo este año. En 2008, el gigante estadounidense del aluminio se dejó un 69% de su valor en el parqué, arrastrado por el hundimiento de la demanda y de los precios de sus principales productos. El aluminio, por ejemplo, se depreció un 36% el año pasado en el Mercado de Metales de Londres.

El grupo pone a la venta la planta de Sabiñánigo

El plan de ajuste de Alcoa también tendrá sus efectos en España. El abandono del negocio de hoja fina para envases y embalajes hará que la multinacional ponga a la venta la planta que tiene en Sabiñánigo (Huesca), que cuenta con unos 170 trabajadores y que se dedica a la fabricación de productos laminados. 'Es la factoría más pequeña del grupo', precisaron desde la compañía, para añadir que el hecho de que se busque un comprador no quiere decir que se vaya a vender 'a cualquier precio'.

En cuanto al ajuste de plantilla global, el recorte afectará a unos 150 trabajadores de los centros españoles, tal y como ya comunicó el grupo a los sindicatos el pasado mes de noviembre. En concreto, Alcoa eliminará 104 puestos de trabajo de una plantilla fija de 454 personas en Amorebieta (Vizcaya) y 45 empleos en Alicante, de una plantilla de 453 personas. Además, tenía previsto también eliminar 31 puestos de trabajo en Sabiñánigo.

En principio, según la empresa, la limitación a las inversiones no afectará especialmente a nivel nacional, ya que las principales actuaciones, centradas en las fábricas de Avilés y La Coruña y que han supuesto un desembolso de unos 100 millones de euros, están prácticamente completadas.

En España, Alcoa opera en siete comunidades autónomas, con una plantilla de 4.100 empleados directos, un volumen de facturación cercano a los 1.600 millones de euros y una capacidad de fabricación de 1,5 millones de toneladas de alúmina, medio millón de toneladas de aluminio primario y 300.000 toneladas de aluminio transformado. El grupo mantiene un componente de exportación importante, que está en torno a los 600 millones anuales.