Nueva 'guerra del gas'

La UE anuncia acuerdo con Rusia y Ucrania para enviar monitores

La Unión Europea (UE) ha logrado un acuerdo con Rusia y Ucrania para enviar monitores a ambos países y controlar el suministro de gas natural hacia territorio comunitario, tal y como ha anunciado hoy el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

Recortes de gas el Alemania
Recortes de gas el Alemania

Los detalles concretos se acordarán mañana en Bruselas en reuniones que el comisario europeo de Energía, Andris Piebalgs, mantendrá con responsables del consorcio gasístico ruso Gazprom y de Ucrania.

Barroso exigió que el suministro de gas "se reanude inmediatamente", y aseguró que en caso contrario puede suponer un problema de credibilidad para Rusia.

Si el suministro no se reanuda de forma completa la UE tendrá que empezar a considerar que el transporte de gas natural ruso a través de Ucrania "no es fiable", señaló Barroso en una conferencia de prensa junto con el primer ministro checo, Mirek Topolanek.

A su vez, la presidencia checa de la Unión Europea emplazó a Rusia y Ucrania para que reanuden mañana los suministros de gas a la UE, y advirtió de que en caso contrario se tomarán "medidas más severas".

"Si mañana no se restablecen los suministros, la Unión Europea tendrá que tomar medidas más severas", afirmó el primer ministro checo, Mirek Topolanek, en declaraciones a un grupo de periodistas.

Efectos "inaceptables"

Topolanek indicó que el nuevo conflicto del gas comenzó siendo una "disputa comercial", pero sus efectos sobre algunos países de la Unión Europea han alcanzado un nivel "inaceptable".

Este conflicto y sus efectos en la UE serán abordados por los ministros comunitarios de Exteriores en una reunión informal que se celebrará mañana en Praga.

En esa reunión se va a analizar la posibilidad de activar la cláusula de solidaridad que prevé el Tratado para ayudar a los países más afectados, los del centro y sureste de Europa, indicó por su parte el viceprimer ministro checo, Alexandr Vondra.

El nivel de descenso en los suministros a los países más afectados está alcanzando el 80%.