Bolsa de Nueva York

Wall Street salda 2008 como el peor ejercicio de los últimos 77 años

A Wall Street le restan apenas cuatro horas de negociación para cerrar unos de los peores años de su Historia, la inesperada explosión de la crisis de las hipotecas basura y la posterior desconfianza del mercado interbancario, golpeó duramente la moral de los inversores, que se retiraron de las bolsas en el segundo semestre del año.

Aunque diciembre ha sido uno de los mejores meses del año en cuanto a estabilidad, el último trimestre del año ha sido especialmente dañino para los índices más importantes. A falta de la última jornada del año, el Dow Jones cedió en 2008 un 34,65%, quedando en 8.668 puntos, mientras que el Standard and Poor 500 se depreció un 39,34% hasta los 890 puntos. No fueron mejor las cosas para el selectivo tecnológico Nasdaq, que se hundió un 41,53% en el ejercicio.

2008 entrará en la historia como el año que mostró todas las debilidades del sistema sin llegar a destruirlo; rescate a empresas desde el sector público, transformaciones obligadas, estafas históricas y baile de tipos de interés a nivel mundial. Tal fue la volatilidad de los mercados, que el año que se despide, deja seis de las mejores sesiones de toda la historia pese a las grandes pérdidas registradas.

Las turbulencias generadas por la crisis de las hipotecas basura tumbó a gran parte del entramado bancario estadounidense, que tuvo que ser salvado por el Gobierno en multitud de ocasiones. Las hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac, y los bancos Wachovia, Lehman Brothers, Merril Lynch y en última instancia Citigroup, vieron como el Tesoro de EE UU tenía que entrar en su capital para salvar las empresas. Otras, menos castigadas por el vendaval como Goldman y Morgan Stanley, tuvieron que transformarse en bancos comerciales para subsistir la crisis.

DOW JONES 28.992,41 -0,78%

Meses más tarde, la crisis se desplazó al bolsillo de los consumidores y las empresas no financieras comenzaron a sufrir los primeros achaques. El primer sector en encender las alarmas resultó ser el automovilístico y fue el primero en pedir ayuda al Gobierno, tras meses de negociaciones y cerca de la quiebra, General Motors y Chrysler recibieron financiación y podrán mantenerse a flote durante 2009.

Coches y bancos, los grandes perjudicados en la Bolsa

General Motors se hundió un 84,73% y fue la peor empresa del Dow Jones. Los rumores de quiebra y la dificultad para continuar funcionando, no pasaron inadvertidos para los inversores, que desconfiaron de la empresa de Detroit.

Por su parte el sector financiero tampoco se pudo sobreponer a los problemas, Citigroup perdió un 76,9% y Bank of America un 67,91%. La empresa de tarjetas de crédito American Express también se vio afectada por el tsunami crediticio y restó un 65,4%

Wal-Mart y McDonalds, las únicas que se salvan

En un año nefasto para la Bolsa norteamericana, solo dos empresas cerraron el ejercicio con rentabilidad en el parqué. La cadena de ventas minoristas, Wal-Mart fue la mejor empresa de todas las que operan en el Dow Jones y se apuntó un 15,82%, pese a revisar sus previsiones de ganancias varias veces durante el otoño.

McDonalds fue la otra empresa que acabo el año en positivo, el gigante de los restaurantes de comida rápida sumó un 4,8%.

Mal año para el petróleo

Mucho más que la Bolsa, ha caído en este año que está a punto de cerrarse, el precio del petróleo. La caída de la demanda por el temor a una recesión, ha dejado impotente a la OPEP, que pese a anunciar históricas rebajas de la producción, no ha podido frenar la bajada del precio del crudo.

A falta de media sesión para bajar el telón de 2008, el precio del petróleo Texas se depreció un 144% con respecto al inicio del año, que traducido en dólares es un descenso desde los 95 hasta los 38 dólares por barril. En un año de turbulencias para el sector energético, el 'oro negro' tocó su nivel mínimo a mediados de noviembre, cuando alcanzó el nivel de principios de 2004.

Pese al derrumbe del precio del crudo, las grandes petroleras de EE UU mantuvieron el tipo y fueron de las que menos perdieron en el año. Chevron cayó un 21,38% y su rival Exxon Mobil restó un 16,12%