Crisis inmobiliaria

Martinsa propone a sus acreedores una espera de ocho años en el pago de su deuda

Martinsa Fadesa ha presentado ante el Juzgado de lo Mercantil de A Coruña una propuesta de convenio de acreedores, que cuenta ya con la adhesión de Caja Madrid y La Caixa, informó hoy la inmobiliaria a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Martinsa-Fadesa ha presentado ante el juzgado Mercantil número 1 de La Coruña una propuesta de convenio de acreedores, al que se han adherido Caja Madrid y La Caixa, que permitiría a la inmobiliaria salir del proceso concursal y que supondría un aplazamiento de ocho años en el pago total de su deuda.

En una comunicación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía explica que el convenio está pendiente de que se cierre la fase común del proceso, lo que no sucederá hasta que no se resuelvan las impugnaciones al informe de los administradores concursales. Para ser aprobado, el convenio necesitará el apoyo de los titulares de al menos el 50% del importe de la deuda ordinaria de la inmobiliaria, que asciende a 4.248,7 millones de euros.

La deuda total de la compañía que se cifra en 7.005,4 millones, a la espera de que las impugnaciones al informe concursal puedan modificar este importe. Según informó Martinsa-Fadesa, el convenio presentado hoy propone un pago de la deuda en ocho años, desde mediados de 2010 hasta mediados de 2017, si bien hasta abril de 2012 sólo tendrá que abonar 200 millones de euros, que representan menos del 3% de la deuda total.

Se trata de un convenio atípico, dado que la Ley Concursal establece un máximo de cinco años para el pago de la deuda en los convenios ordinarios, si bien fuentes jurídicas apuntan la posibilidad de realizar excepciones.

Por su parte, la compañía asume la obligación de vender los activos que ella misma elija entre suelos finalistas, promociones y terrenos en el extranjero, dentro de un plan de viabilidad que ha sido respaldado por las entidades financieras "para tranquilidad de gran parte de los clientes y acreedores". En 2012 se iniciará el pago de intereses que para ese año serán del 3,27%, mientras que para 2013 y 2014 serán del euríbor más el 0,5%. A partir de ahí, el interés será cada vez mayor.

El convenio cuenta con el respaldo de Caja Madrid y La Caixa -acreedores de 983,57 y 684,58 millones, respectivamente-, que han presentado en el mencionado juzgado un escrito de adhesión. Ambas entidades son titulares del 23,8% de la deuda total de Martinsa-Fadesa, ya que no sólo cuentan con crédito ordinario sino también privilegiado (con preferencia en el cobro y no computable para la aprobación del convenio).

La compañía confía en que el convenio presentado hoy "merezca el apoyo de la gran mayoría de los acreedores" y espera llegar a la junta de acreedores con un apoyo superior al 50% exigido. El convenio no podrá ser votado hasta que la administración concursal se pronuncie favorablemente sobre su contenido y se cierre la fase común del concurso, que se produce cuando los administradores presentan el inventario definitivo de acreedores y activos. Antes de la propuesta presentada hoy, Martinsa-Fadesa fracasó en su intento de presentar un convenio anticipado con sus acreedores que también preveía una espera en los pagos, sin recorte del importe total adeudado.