Boletín económico

El Banco de España apunta que la economía entrará en recesión en el último trimestre

España podría entrar en recesión en el último trimestre del año según los indicadores de los meses anteriores, que apuntan a "una continuación del patrón de deterioro de la actividad de la economía española", señala hoy el Banco de España en su último boletín.

El Ministerio de Economía en su último informe publicado hace unos días también apuntó a una "acentuación del debilitamiento de la actividad" respecto al tercer trimestre, cuando la economía ya se contrajo el 0,2%. Si se confirman las previsiones de actividad del cuarto trimestre de 2008, y teniendo en cuenta que una economía entra en recesión técnica cuando registra dos trimestres de crecimiento negativo, España estaría en esa situación con la llegada del nuevo año.

El organismo que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez señala "una intensificación del deterioro" del mercado de trabajo en los últimos meses, y destaca que durante el tercer trimestre del año el debilitamiento de la economía española fue generalizado y afectó "especialmente" a la construcción. Añade que, según los datos conocidos en este trimestre, los indicadores de consumo muestran que tanto las ventas al por menor como las matriculaciones de automóviles disminuyeron en noviembre, así como la inversión en bienes de equipo, debido a la debilidad de la demanda.

El Banco de España subraya que desde el punto de vista de la oferta, los diferentes indicadores referidos al sector industrial reflejan un "empeoramiento" de la actividad, al igual que los servicios de mercado, que podrían "perder dinamismo". Según el último boletín del Banco de España, el Estado registró hasta noviembre de 2008 un déficit de 14.060 millones de euros, frente al superávit de 25.363 millones obtenido en el mismo periodo de 2007.

En términos de caja, señala que la ejecución del Presupuesto del Estado hasta noviembre se saldó con un déficit de 11.038 millones de euros, contrastando con los 24.104 millones registrados en igual periodo de hace un año. Estas cifras, según el Banco de España, apuntan a un cierre del año con un déficit notablemente "más elevado" que el que se presentó en el Avance de liquidación para 2008 incluido en los Presupuestos Generales del Estado.

Añade que la "fuerte caída" de los ingresos registrada se debe a la debilidad del IRPF y a los "elevados retrocesos" en el Impuesto sobre sociedades y en el Impuesto sobre el Valor añadido (IVA), que son, en parte, atribuibles a la repercusión del ciclo económico y a las medidas aplicadas por el Gobierno. Por último, el Banco de España hace referencia a la Unión Europea Monetaria, y señala que la información coyuntural más reciente indica un "deterioro" de la actividad a finales de este año.

Menor inversión de las empresas privadas

La inversión productiva de las empresas privadas crecerá menos en los próximos trimestres, debido tanto a la "fuerte desaceleración" de la demanda final, como al empeoramiento de las condiciones financieras, señala el Banco de España en su último boletín.

La crisis económica, -indica-, también ha deteriorado las expectativas sobre la evolución futura de la actividad empresarial, lo que apunta a "menores crecimientos de la inversión productiva" y a una prolongación de la trayectoria de desaceleración observada en los últimos trimestres.

Explica que una mayor carga financiera, un nivel de endeudamiento superior y unos menores beneficios podrían tener un "impacto negativo" sobre la valoración de la solvencia de las empresas, limitando su acceso al crédito y frenando, por lo tanto, la inversión.

Así, el informe de la entidad supervisora sobre la inversión empresarial en España y la posición financiera de las empresas argumenta que un mayor nivel de carga financiera empeora la inversión porque deja libres "menos recursos internos" disponibles para invertir y encarece el coste de la financiación externa.

No obstante, recuerda que desde una perspectiva de largo plazo, la dinámica de la inversión empresarial tiene un patrón "procíclico", con crecimientos superiores a los de la actividad al inicio de las fases de recuperación y descensos más pronunciados en las etapas recesivas.