Mercados

La situación en Oriente Medio penaliza a Wall Street

La Bolsa de Nueva York vivió una nueva jornada de reajustes y confirma la tendencia bajista de cara al final de año. Las malas noticias provenientes de las empresas norteamericanas en oriente medio castigaron al Dow Jones que cedió un 0,37%.

Wall Street volvió a mostrarse especialmente sensible a las noticias relacionadas con las empresas y se dejó llevar por el pesimismo en una jornada que empezó con ganancias. La desconfianza en las empresas norteamericanas es cada vez mayor y esto se hizo notar en la cotización de los grandes índices, que pese a todo moderaron las pérdidas en los últimos compases de la negociación. El Standard and Poors cayó un 0,39% y cerró la sesión en los 869 puntos, mientras que el selectivo tecnológico Nasdaq se depreció un 1,3% hasta los 1.510 puntos.

Las empresas estadounidenses volvieron a ser las protagonistas de una jornada bursátil que careció de datos macroeconómicos. El anuncio por parte del Gobierno de Kuwait, de anular el acuerdo que mantenía con la empresa química Dow Chemical por valor de 17.400 millones de dólares, cayó como un jarro de agua fría en los inversores, que vieron como sus empresas comienzan a tener problemas también en el extranjero.

Este hecho provocó que los índices cambiaran de signo a poco de iniciarse la sesión y que los números rojos se apoderaran del parqué. La empresa química, que cerró la sesión con una caída del 19%, se encuentra en problemas desde que absorbiera a la maltrecha Rohm and Haas y esperaba sufragar la deuda adquirida con los beneficios obtenidos por el acuerdo con el Gobierno kuwaití.

DOW JONES 25.409,36 -1,39%

A nivel nacional, la sociedad Trascinda, propiedad del magnate Kirk Kerkorian, certificó su salida del capital de Ford. El que durante un corto espacio de tiempo fuera el mayor accionista de la empresa de Detroit, muestra de esta forma su desconfianza en el sector y según algunos analistas esto pudo influir negativamente en el ánimo de los inversores.

Otros analistas, también apuntan hacia la crisis que se vive en Israel como posible foco de preocupación de los inversores. El recrudecimiento de los enfrentamientos en una zona donde EE UU tiene mucho peso como inversor, parece no ser del agrado de los inversores.

Por otro lado, los esfuerzos de General Motors por adaptar las condiciones de su brazo financiero al plan rescate siguen siendo inútiles, y la administración volvió a denegar las ayudas al gigante automovilístico. Esto perjudicó su cotización que volvió a restar un 1,64%.

Tan solo 5 empresas cerraron la jornada con ganancias, entre ellas destacaron; Hewlett-Packard se apuntó un 1,86%, Chevron un 1,69% y la farmacéutica Pfizer un 1,11%. Las pérdidas fueron algo más abultadas, Walt Disney perdió un 3,2%, Bank of America se dejó un 3,14% y la farmacéutica Merck, que se depreció un 2,41%

El mercado de futuros del petróleo también se vio afectado por la crisis en oriente y aumentó su precio de forma considerable. El barril de crudo subió un 6,1% y su precio queda en torno a los 40 dólares.