Aniversario

50 años de revolución cubana

Denostada por unos y amada por otros, la revolución cubana llega al medio siglo de existencia con un presente con urgencias y en el que perdura una dirección política dominada por la generación que protagonizó el alzamiento de la Sierra Maestra contra Fulgencio Batista.

Mural con la imagen de Ernesto "Che" Guevara realizada por el fotógrafo Alberto Diaz "Korda" in 1960
Mural con la imagen de Ernesto "Che" Guevara realizada por el fotógrafo Alberto Diaz "Korda" in 1960

Denostada por unos y amada por otros, la revolución cubana llega al medio siglo de existencia con un presente con urgencias y en el que perdura una dirección política dominada por la generación que protagonizó el alzamiento de la Sierra Maestra contra Fulgencio Batista.

Anclada en el pasado

Los chevrolet y cadillac de los años 50 que circulan diariamente por La Habana -los 'almendrones'-, que la gente utiliza como taxis en pesos cubanos para sus desplazamientos cotidianos y la decrépita arquitectura urbana hacen que el día a día en la capital cubana sea un salto en el tiempo de ida y vuelta.

Los símbolos del alzamiento revolucionario perduran en la propaganda y los diarios oficiales, mientras Cuba busca su acomodamiento en la era de Internet bajo una dirección política y administrativa dominada por la generación que protagonizó la reolución contra Fulgencio Batista.

De la Cuba en ebullición que vio el triunfo de Fidel Castro, con 32 años, Camilo Cienfuegos de 26, Ernesto "Che" Guevara (30) o Raúl Castro (27) se ha pasado a un país bajo la misma dirección histórica en la que Raúl Castro ya tiene 77 años y la dirección del Consejo de Estado 71 años de media.

El relevo generacional

Sin Fidel Castro, que dejó la presidencia en febrero de 2008, pero con su presencia constante a través de sus habituales artículos de prensa, la revolución llega a los 50 años en uno de los momentos más delicados de su existencia y con la asignatura pendiente del relevo generacional.

Hoy dos de las grandes banderas de la revolución: la educación y la salud, están en entredicho pese a los ingentes esfuerzos del Gobierno de este país caribeño de 11,2 millones de dólares por garantizar los servicios sociales a su población de forma gratuita.

De la campaña de alfabetización que en 1961 comenzó en todo el país para reducir a casi cero las tasa de iletrados se ha pasado a un país que gradua de licenciaturas universitarias a unos 45.000 alumnos por año, pero muestra una educación con problemas de capacitación en el 50% de docentes de primaria.

El Gobierno de Fidel Castro llevó a los médicos a parajes donde nunca había llegado la asistencia sanitaria cubana, los instrumentos y aparatos médicos se extendieron por el país y las tasas de salud experimentaron mejoras inéditas que aún se mantienen.

El filón de la atención primaria

En el siglo XXI las autoridades cubanas han tenido que reestructurar todo el sistema de atención primaria para suplir la falta de médicos que por decenas de miles integran misiones en el extranjero y hoy suponen junto a otros servicios, como los educativos, la primera línea de ingresos para el país.

Como en 1959, Estados Unidos sigue siendo el objetivo central de las críticas de la administración cubana y el argumento que ha servido para construir un concepto de plaza sitiada, en el que el gobierno de Fidel Castro basó los argumentos con que aprobó no pocas medidas restrictivas de las libertades en el país, como las de prensa o asociación.

De acuerdo a la ilegal Comisión Cubana de Derechos Humanos, en este momento hay al menos 210 casos documentados de presos políticos, 67 de ellos adoptados por Amnistía Internacional, a los que La Habana considera "mercenarios" al servicio de Estados Unidos.

Otros problemas

El túnel de ida y vuelta se abre de nuevo en la economía de un país que hoy ve en la reforma que el presidente, Raúl Castro, impulsa en el sector agropecuario un reflejo casi simétrico a la ley de Reforma Agraria (1959), la primera norma aprobada tras el triunfo de la revolución.

Detrás está el intento de solucionar el problema del barbecho crónico en más del 50% de las tierras cultivables que contrastan con enormes gastos anuales en la importación de alimentos.

El Gobierno culpa al embargo que Estados Unidos impuso en 1962 contra la isla de la falta de medios en la práctica totalidad de sus sectores y de la pérdida de 93.000 millones de dólares desde su establecimiento.

Actividad agrícola, dependencia y propaganda

Pero economistas cubanos han subrayado los efectos nocivos que dejó en la isla la elaboración de un modelo económico enfocado en la actividad agrícola y muy dependiente del exterior, primero de la Unión Soviética y después de la Venezuela de Hugo Chávez.

La URSS dispensó grandes canditadas de crudo a Cuba y todo el bloque socialista dejó a la isla un beneficio de 46.000 millones de dólares desde los años 70, pero su derrumbe sumió a Cuba en la crisis más grave de su historia, el llamado "periodo especial en tiempos de paz".

Sus secuelas se extienden hoy a toda la economía y sólo la llegada al rescate del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, evitó su agravamiento en un país en el que la propaganda oficial sigue recordando a la población las conquistas en la educación y la salud de la revolución, las mismas de los años 60.