Estafa

Los juristas opinan que será difícil recuperar lo invertido en Madoff

Los afectados por la estafa piramidal de Bernard Madoff, calculada en 37.000 millones de euros, no tienen fácil el recuperar su dinero. Los juristas señalan que la posibilidad más viable pasa por demandar a los fondos y entidades que actuaron de intermediarios o comercializadores.

Los juristas opinan que será difícil recuperar lo invertido en Madoff
Los juristas opinan que será difícil recuperar lo invertido en Madoff

El fraude multimillonario de la firma gestionada por el financiero estadounidense Bernard Madoff promete desembocar en un largo culebrón judicial en el que todo el mundo -menos Madoff- podrá demandar, acusar y reclamar dinero de todo el mundo. Según los juristas, los inversores no lo tendrán nada fácil si quieren recuperar su dinero. La mejor posibilidad, explican, pasa por demandar por negligencia a las entidades que actuaron de intermediarias o comercializaron el fondo.

La mayoría de los afectados en España son inversores institucionales o de banca privada que invirtieron de forma indirecta en la firma de Madoff. La reclamación tendría que hacerse, pues, ante estos intermediarios. 'Para que una demanda prospere tiene que haberse producido un engaño de algún tipo por parte de las entidades', comenta Manuel Bethancourt, de Davies Arnold Cooper Abogados. Por ejemplo, 'que el perfil del inversor no corresponda al riesgo del producto o que no se le haya informado bien de sus características, como reclaman los afectados del caso de Lehman'. Para él, 'la responsabilidad fundamental es del comercializador'.

'La teoría de la que se parte es negligencia en la diligencia de la inversión, y en este caso había claros indicadores que tenían que haber sido investigados por los intermediarios', señala Javier Bleichmar, del bufete neoyorquino Labaton Sucharow, que en la actualidad representa a varios afectados por la estafa en EE UU y Europa. Así, la firma de Madoff actuaba con gran opacidad y contaba como único control externo con una auditoría de sólo tres empleados. 'También, como medida de presión, puede iniciarse un procedimiento penal por apropiación indebida', comenta otro jurista. Según su opinión, los fondos y entidades recibieron un dinero para administrarlo con la obligación de devolverlo. 'Pero habría que ver si el contrato especifica que los inversores sabían dónde iba a para el dinero', señala.

Los clientes de los fondos afectados no son inversores directos en Madoff

Reclamar no será sencillo. Según los expertos, ni siquiera está claro a quién -ni en qué país- debe denunciarse para reclamar las pérdidas. Bleichmar ve 'poco sentido' en actuar contra el propio Madoff, pues la antigua estrella financiera se ha declarado en bancarrota. Y ayer el caso adoptó otro giro rocambolesco: los antiguos inversores del firma Madoff Investment Securities que hayan logrado beneficios al retirar su inversión a tiempo, pueden ser demandados para que devuelvan lo ganado. Irving Picard, el fideicomiso que administra los bienes de la firma Madoff, está autorizado por la ley de la bancarrota de Nueva York a reclamar esos beneficios para repartirlo lo más equitativamente posible entre las víctimas de un fraude. Esta suma puede ascender a varios miles de millones de dólares.

La ley de bancarrota afecta solamente a los inversores directos que hayan retirado su dinero en los últimos seis años, por lo que los clientes de fondos como Fairfield Greenwich (que ha perdido 5.500 millones) u Optimal Multiadvisor (2.330 millones, gestionado por el banco Santander) no se verían afectados, al no ser inversores directos en la firma, sino que lo hicieron a través de estos fondos. El primero de ellos ha sido demandado ante los tribunales por sus inversores.

Optimal ha declarado que ejercitará las acciones legales que procedan en defensa de los intereses de los accionistas del fondo.

La SEC recibe la primera demanda

El regulador de los mercados de EE UU (SEC) también está en el ojo del huracán por el caso Madoff, al no haber sido capaz de detectar el fraude de una conocida firma que actuó durante décadas. Las demandas han comenzado a llegar al organismo público. El diario The Wall Street Journal publicó ayer que una mujer de Nueva York, que perdió cerca de dos millones de dólares en la firma de Madoff, ha interpuesto una demanda alegando negligencia del regulador. Reclama 1,7 millones de dólares. 'El propósito legal de la SEC es el de proteger el interés público, y sentimos que en este caso han fracasado', declaró su abogado.

Los juristas, sin embargo, consideran que una demanda contra la SEC tiene muy pocas posibilidades de prosperar. 'En EE UU hay una doctrina legal muy seria por la que el Gobierno prácticamente tiene inmunidad en este tipo de casos', comenta Javier Bleichmar. De este modo, se impide que el Estado 'actúe de asegurador básico cada vez que se produce un fraude'.

La semana pasada, el presidente del organismo regulador, Christopher Cox, reconoció públicamente sus fallos en este caso. La SEC llevaba recibiendo denuncias contra las malas prácticas de Madoff desde hacía casi 10 años. 'Estoy gravemente preocupado por los aparentes múltiples errores durante al menos una década a la hora de investigar estas alegaciones o, en algún momento, de buscar autoridad formal para perseguirlas', afirmó. Cox abrió una investigación interna, pero no tendrá tiempo de estudiar las conclusiones. Un día después de sus declaraciones, Barack Obama adelantó el nombramiento de Mary Schapiro como nueva presidenta de la SEC.