Empleo

Sony estudia retirar su ERE a cambio de bajas incentivadas

Sony está dispuesta a modificar sus planes para hacer frente al excedente de plantilla que a su juicio tiene la planta de Viladecavalls (Barcelona). La compañía, que ha presentado un expediente de regulación de empleo para despedir a 275 trabajadores, se plantea dejar sin efecto la supresión de puestos de trabajo y optar por un plan de bajas incentivadas que afectaría a 150 personas.

Una semana después de hacer efectiva su amenaza de presentar un expediente de regulación de empleo para despedir a 275 personas, Sony se plantea dar marcha atrás con los despidos y optar por una medida menos traumática. La multinacional japonesa ha planteado a los trabajadores de la factoría de Viladecavalls (Barcelona) la posibilidad de acogerse a bajas incentivadas. Sony ha puesto sobre la mesa esta medida en la reunión que este lunes mantuvo con los representantes de los trabajadores. Un portavoz de la compañía japonesa explicó que las bajas son una opción, aunque también podrían tomarse en consideración otras vías como la externacionalización de puestos de trabajo y la congelación salarial. Las bajas incentivadas afectarían a 150 personas.

La dirección de la empresa y los trabajadores se han emplazado a continuar negociando el ERE y sus posibles alternativas el próximo 7 de enero. Sony podría plantear también que en 2009 y 2010 la empresa no pagaría las subidas salariales que contempla el convenio del metal de la provincia de Barcelona, que según la empresa se sitúa por encima de la media. No obstante, se comprometería a abonar los retrasos posteriormente, cuando la situación económica de la empresa y del mercado mejoren.

El secretario general de Comisiones Obreras de Cataluña, Joan Carles Gallego, reconoció que la empresa está 'cambiando sus posiciones' y ofreciendo medidas alternativas. Gallego alertó de las consecuencias que tienen las bajas incentivadas en empresas como Sony, con gran presencia femenina, ya que en su opinión, si la mayoría de quienes se acogen a las bajas incentivadas son mujeres 'volverán así a quedarse en casa'.

El responsable de Comisiones en Cataluña destacó que aunque se retiren los despidos, lo importante es que 'haya proyectos de futuro' para mantener la actividad en Viladecavalls. Por su parte, el secretario general de Esquerra Republicana (ERC), Joan Ridao, avanzó ayer que exigirá un plan de viabilidad para la factoría catalana tras entrevistarse con representantes del comité de empresa de Sony en Viladecavalls. Durante la reunión, los representantes de la plantilla expresaron su voluntad a aprobar medidas de flexibilidad como la bolsa de horas siempre que exista un proyecto que garantice un plan futuro.

Dos millones de televisores al año

En la planta de Viladecavalls, en la que se producen unos dos millones de televisores LCD al año, trabajan 2.300 empleados, de los que 1.300 son fijos, 330 fijos discontinuos y 670 temporales.

Este centro, junto al de Nitra (Eslovaquia), son los dos únicos que Sony tiene en Europa. La presentación del ERE ha provocado un gran rechazo y malestar en los sindicatos que denuncian que la empresa nunca ha tenido intención de asegurar la viabilidad de la planta. El anuncio de reducción de empleo se produjo poco después del viaje que el presidente de la Generalitat, José Montilla, realizó a Japón a principios de diciembre. En su visita a este país, Montilla visitó las instalaciones de la multinacional tecnológica. Pedro Navarrete, director general de Sony España, aseguró entonces que la empresa iba a apostar por la congelación salarial y no por el recorte de plantilla para hacer frente a la 'falta de competitividad' de la planta catalana.