Fútbol

El millonario uzbeko Usmanov descarta ampliar su paquete del 24,9% en el Arsenal

Las Navidades no aplacarán las turbulencias en el accionariado del Arsenal, el club londinense de fútbol. El millonario uzbeko Alisher Usmanov, propietario del 24,9% de la entidad deportiva, aseguró ayer a la prensa británica que no estudia aumentar sus inversiones en la entidad por un lapso de tiempo de al menos seis meses, tras la marcha de Lady Bracewell-Smith del consejo de administración. Usmanov es la 91 persona más rica del mundo, según las cuentas de la revista Forbes. Actualmente, es además el presidente de la Federación Rusa y de la Confederación Europea y de la Federación Internacional de Esgrima.

La pasada semana, Lady Bracewell-Smith, que posee el 15,9% de los gunners (el apodo de la entidad) dejó -algunas fuentes aseguran que fue expulsada- su puesto en el consejo de administración, disparando las especulaciones sobre qué iba a hacer con sus acciones. La familia de Bracewell-Smith llevaba 70 años ligada al consejo del club en el que milita el centrocampista catalán Cesc Fàbregas.

'No he mantenido conversaciones con ella a propósito de una compra de sus acciones. De todas formas, no ha anunciado que quiera venderlas. No tiene sentido hablar de algo que no existe', indicó Usmanov al diario The Guardian.

El millonario uzbeko entró en el accionariado del Arsenal en abril de 2007, cuando compró por casi 122 millones de euros el 14,65% de acciones que tenía David Dein, ex director del club. Después, fue ampliando su inversión hasta el 24,9% actual.

Desde la Segunda Guerra Mundial, la mayor parte de las acciones del Arsenal han estado controladas por las familias Hill-Wood y Bracewell-Smith. Las acciones de estos últimos quedaron divididas primero entre los dos hijos de la familia, y después entre los nietos Sir Charles (que transfirió los títulos a su mujer Nina), Richard Carr, y Sarah conocida como Lady Phipps-Bagge.

Hasta ahora, el Arsenal era uno de los pocos clubes ingleses que conservaba el carácter británico en su accionariado de referencia. Tanto Chelsea, como Liverpool, Manchester United, Manchester City, entre otros, son propiedad de inversores árabes, estadounidenses o rusos.