Internet

La banda ancha resiste la crisis, frente a la caída del móvil y el fijo

La crisis del consumo ha golpeado las telecomunicaciones con contundencia, pero el sector ha logrado recuperar el pulso en el tercer trimestre, con un crecimiento en internet que compensa la caída de ingresos en fijo y en la hasta ahora intocable telefonía móvil, según la CMT. Movistar, Tele2 y Jazztel han sabido aprovechar el momento para ganar cuota de mercado.

Los efectos de la crisis en el sector español de telecomunicaciones son incuestionables. La telefonía fija ha vuelto a cerrar otro trimestre -el que va entre julio y septiembre- con caída de ingresos, en un contagio que llega incluso a la telefonía móvil, que por primera vez recorta facturación en el tercer trimestre y reduce un 0,2% su cifra de negocios.

Pero incluso entre los retrocesos, hay datos que demuestran cierta resistencia de la industria frente al parón. Por ejemplo, que los ingresos totales del sector se recuperan de la caída del segundo trimestre y crecen a tasas del 1,4%, mucho menos que el año pasado, pero en positivo al fin y al cabo.

Así lo constata el informe del tercer trimestre que acaba de publicar la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), que señala a un responsable en esta tendencia. Es el negocio de internet. Su crecimiento se modera, pero se mantiene en el 12,7%, lo suficiente para tirar hacia arriba del sector en su conjunto.

Los operadores no han incidido en el recorte de precios para compensar los retrocesos

Dentro de los segmentos que componen las telecomunicaciones, la telefonía fija se lleva la peor parte. El tráfico que las operadoras mueven por sus redes cayó casi un 7% con respecto al trimestre anterior, uno de los mayores retrocesos de su historia. Y ya no es sólo que los clientes usen menos el teléfono; los hay que directamente prescinden de él. El resultado es que el número de líneas en servicio retrocedió en el tercer trimestre y no sólo entre los clientes residenciales -en los hogares-, sino más aún en las empresas, donde el negocio era hasta ahora mucho más seguro y recurrente.

Con este escenario, el ingreso por cliente y por línea que consiguen las operadoras se ha recortado, según el informe de la CMT. Eso sí, las compañías no han intentado compensar esta situación con un recorte de precios, ya que los datos del regulador dicen que las tarifas han subido con respecto al segundo trimestre.

Tampoco han hecho un esfuerzo especial en este campo los operadores de móvil. Los clientes consumen menos tráfico y las llamadas que hacen van a destinos más baratos, lo que rebaja el ingreso medio por usuario. Pese a ello, el índice de precios que elabora la CMT dice que las tarifas bajaron sólo un 1,5% comparadas con el trimestre anterior.

En cualquier caso, la caída del consumo de telecomunicaciones no ha afectado a todos por igual. Puede que sea la primera vez que los ingresos caen en telefonía móvil, pero Telefónica ha conseguido aumentar su cuota de mercado por tráfico en este periodo. Gana un punto en el trimestre y se sitúa en el 45,5% del total, frente al 33,6% de Vodafone o el 19,3% de Orange. Yoigo se estanca en el 1% de cuota, mientras que Euskaltel rebaja ligeramente su parte del mercado y el resto de los operadores móviles virtuales lo elevan de forma tímida.

En banda ancha, Telefónica ha logrado igualmente aumentar su cuota, aunque sólo en 0,2 puntos porcentuales. Y no ha sido la única. Tele2 y Jazztel también ganan terreno a sus competidores, ante el retroceso de Ono, Orange y Yacom, y el estancamiento del resto de los operadores de cable.

Sube el internet móvil

Gastarán menos, pero el número de clientes y de líneas de telefonía móvil sigue aumentando en España. A cierre de septiembre, la cifra iba ya por los 50,74 millones de móviles, mucho más que uno por habitante. Crecen tanto las líneas de pospago como las de prepago, pero donde el incremento es mayor es en las llamadas datacards, las tarjetas para conectarse a internet móvil. Suben un 22% en tres meses y, por primera vez, superan el millón.

La velocidad del ADSL se dispara

Por primera vez, la velocidad de acceso a internet que más consumen los españoles es la que va entre los cuatro y los diez megas. En el segundo trimestre, lo mayoritario eran los tres megas y hace poco más de un año la población accedía a internet en gran medida a un tímido mega de capacidad.

La explicación del salto está en la elevación a seis megas de la velocidad de los clientes acometida por Telefónica. Aunque la operadora sigue teniendo el 50% de sus usuarios a tres megas, la subida de velocidad a otros muchos ha permitido el cambio de tendencia. Tras ese movimiento, hay 3,17 millones de clientes entre los cuatro y los diez megas, según el informe de la CMT, frente a los 3,15 millones que lo hacen a tres megas. Eso sí, eso no quiere decir que la mayoría de los usuarios navegue a más de cuatro megas, sino que el tramo que va de esa cifra a los diez megas es el más utilizado.

Y es que por debajo de los cuatro megas todavía quedan muchos usuarios. Por ejemplo, el cerca de millón y medio que sigue anclado en un mega y que resulta difícil de mejorar, por la calidad de la red que llega a sus domicilios. También hay cerca de 85.000 personas que ni siquiera llegan a esa cota y otros 300.000 que acceden a dos megas.

Mientras tanto, los que navegan a la máxima velocidad -más de diez megas- siguen aumentando de número. La cifra llega a 617.448 al cierre del tercer trimestre.