Banca

Las firmas de calificación aprovechan el fin de año para recortar el §rating§ de la banca

Las empresas de calificación han aprovechado los últimos días del ejercicio para ajustar las revisiones del sistema financiero. Standard & Poor§s estima que ha habido un ¢incremento de los riesgos y que la desaceleración económica resulta más profunda de lo previsto¢.

Por esta razón, la firma norteamericana ha bajado la valoración a 12 bancos, entre los que no se encuentra ningún español. Bank of America, Wells Fargo, Citigroup, Goldman Sachs, JPMorgan, Morgan Stanley, Barclays, HSBC, Royal Bank of Scotland, Credit Suisse, UBS y Deutsche Bank contarán con menor categoría desde ayer, aunque la agencia confía en que la significativa intervención de los gobiernos equilibre las presiones sobre el sistema.

Moody§s también ha dado un duro golpe al coloso Citigroup, cuya fortaleza financiera ha bajado tres escalones de una sola vez, pasando de B a C, lo que le sitúa en el nivel más bajo otorgado por esta compañía. El vicepresidente de Moody§s, Sean Jones, ha reconocido que Citi podrá registrar pérdidas trimestrales debido a la depreciación de sus activos y a la necesidad de aumentar las provisiones por hipotecas y tarjetas de crédito.

Las entidades españolas tampoco han salido indemnes. Moody§s ha notificado un descenso en el rating del Banco Popular, que pasa de Aa1 a Aa2, debido a su elevada exposición al sector inmobiliario y al aumento de la morosidad, que se sitúa en el 2,4% a septiembre frente al 0,85% que tenía un año antes.

No obstante, reconoce que la calidad de los activos hipotecarios, que representan el 20% de su cartera crediticia del banco, es mejor que la de otras entidades. Por el contrario, la agencia DBRS mantiene el rating en el AA, el más alto de la banca española.

Fitch tampoco se ha quedado atrás. La firma ha decidido recortar la calificación de Caja Mediterráneo, que pasa de A a A negativa como emisor a largo plazo y de F1 a F2 para el corto plazo. La perspectiva estable se mantiene por ¢lo razonable de sus ratios de capital, su saludable rentabilidad operativa, el alto grado de eficiencia y una gestión pro activa del riesgo¢.