Contratos públicos

ACS gana la primera concesión licitada por Carolina del Norte

La construcción y posterior explotación del puente Mid-Currituk, de 11 kilómetros en Carolina del Norte, se ha convertido en el último logro de ACS en EE UU. La que supone la primera concesión en ese Estado, por la que la española ha pugnado con la sueca Skanska, está valorada en 700 millones de dólares (490 millones de euros).

Sólo unas horas después de que ACS anunciara la adjudicación del proyecto de la autopista portuguesa Bajo Alentejo por 690 millones de euros, le ha llegado desde Estados Unidos una nueva concesión por 700 millones de dólares (490 millones de euros). Se trata de la construcción y gestión durante medio siglo de un puente de 11 kilómetros llamado Mid-Currituk en Carolina del Norte.

Este proyecto es el primer logro del grupo que preside Florentino Pérez en ese Estado norteamericano, de mínima tradición en lo que se refiere a la explotación del modelo concesional. Y es que se trata de la primera infraestructura que entrega Carolina del Norte a una empresa privada después de que su Departamento de Transportes lograra autorización en 2005 para dar concesiones a cambio de la inversión privada.

ACS ha tenido como rival a la sueca Skanska, y dos de sus filiales, la constructora Dragados y la concesionaria Iridium, lideran el consorcio ganador.

ACS 32,40 -3,86%

El Mid-Currituk unirá la autopista estatal NC 12 con la interestatal US 158. La labor de la firma española pasa por construir los accesos e instalaciones de peaje del puente, llevar a cabo mejoras en seis kilómetros de la citada NC12 y también en la interestatal. Las remodelaciones están enfocadas a modernizar las comunicaciones que sirven de vía de evacuación en caso de huracanes.

Las etapas del contrato incluyen la financiación, diseño, construcción, operación y mantenimiento de la infraestructura. Las obras durarán cuatro años y, posteriormente, el consorcio de ACS tendrá 50 años de explotación.

Con este paso, el grupo consigue su cuarto contrato en Norteamérica en un año en el que Estados Unidos fue apuntado como objetivo.

Iridium y Dragados se adjudicaron el pasado mes de octubre la construcción y operación de la autopista I-595, en Florida, hasta el año 2044. La propia Iridium fue elegida en junio, junto a la norteamericana Zachry, como socio estratégico del Estado de Texas para diseñar y desarrollar el corredor de infraestructuras I69, de 1.000 kilómetros de longitud. Y una semana antes, la compañía y Acciona se hicieron con la Autopista A-30 de Montreal, que precisará una inversión de 1.000 millones.

A la espera del plan de infraestructuras de Obama

El plan de inversiones en infraestructuras que planea el futuro presidente de Estados Unidos, Barak Obama, fue calificado ayer por ACS como 'una gran oportunidad' para sus filiales 'tanto en el ámbito de la obra civil como en el de las concesiones de infraestructuras'. Obama se comprometió el pasado 6 de diciembre a poner en marcha proyectos por 500.000 millones de dólares, lo que supone la mayor apuesta económica del país por las infraestructuras en toda su historia. ACS recordó como antecedente más notable el plan que diseñó Eisenhower en la década de los cincuenta, dotado con 137.000 millones de dólares, para la ampliación de la red federal de carreteras.