Bolsa de Nueva York

Wall Street cae un 2,49% presionado por General Electric y la caída del crudo

El petróleo más barato del último lustro y la rebaja de perspectiva de General Electric por parte del S&P propiciaron el retroceso en Wall Street, que cayó un 2,49% en un ambiente de desconfianza e incertidumbre.

La jornada que discurrió con normalidad y leves pérdidas en las primeras horas de sesión, aceleró el receso cuando la perspectiva del S&P sobre General Electric pasó AAA a negativa. Esto unido a la fuerte caída del petróleo, agravó las pérdidas de los índices más importantes de EE UU. El Dow Jones perdió un 2,49% y cerró la jornada en 8.604 puntos, mientras que el Standard and Poors 500 retrocedió un 2,11% y perdió el soporte de los 900 puntos. Por su parte, el selectivo tecnológico Nasdaq restó un 1,51% hasta los 1.552 puntos.

El mercado de materias primas sigue de capa caída y cerró una nueva sesión con importantes retrocesos. Los futuros del petróleo Texas, de referencia en EE UU cayeron un 9,58%, para cerrar la sesión con un precio de 36,22 dólares por barril. Se trata del precio más bajo del crudo en los últimos cuatro años y medio.

La fuerte caída del crudo influyó sobre la cotización de las grandes petroleras estadounidenses y de los índices en general, pues se trata de valores de gran peso en los selectivos norteamericanos. Chevron cedió un 5,13%, mientras su gran competidora, Exxon Mobil se depreció un 5,09%.

La situación de la industria automovilística estadounidense volvió a jugar un papel fundamental durante la jornada. Las empresas del motor vivieron una jornada negativa y nuevamente se sucedieron las informaciones sobre una posible fusión entre General Motors y Chrysler. Los títulos de ambas empresas cedieron un 16,02 y un 3,86% respectivamente.

Apenas cinco empresas cerraron la jornada con ganancias dentro del Dow Jones, la mejor fue la farmacéutica Merck, que ganó un 2,36%, seguida de Wal-Mart que se apuntó un 0,5%. La tecnológica United Tech fue la tercera mejor, con un avance del 0,42%

Tras la ausencia de datos macroeconómicos en la jornada de ayer, las solicitudes iniciales de subsidio por desempleo arrojaron una esperanza a la economía norteamericana, al ser menos de las esperadas por los economistas. Hasta 21.000 personas menos pidieron la ayuda por desempleo con respecto a la semana pasada.

Durante la jornada, también asumió parte del protagonismo el presidente electo Barack Obama, que sigue perfilando el que será su equipo. Hoy fue turno para un par de nombramientos económicos, Mary Shapiro será la nueva presidente de la SEC, órgano equivalente a la CNMV en EE UU, mientras que el catedrático Daniel Tarullo ocupará uno de los asientos vacantes en el consejo de gobierno de la Reserva Federal. Unos nombramientos que forman parte de la estrategia de Barack Obama de endurecer la regulación de los mercados, para evitar futuras estafas como la de Bernard Madoff.