General Motors abre una fábrica en China pese a la crisis

A pesar de los apuros que el fabricante estadounidense General Motors (GM) atraviesa por la crisis financiera mundial, su filial en China acaba de abrir una nueva planta en el país asiático, informó hoy su oficina central en Shanghai mediante un comunicado.

La nueva fábrica, que será uno de los tres puntos mundiales de producción de su modelo Chevrolet Cruze, funciona ya en la ciudad de Shenyang (provincia de Liaoning, noreste) dentro de Shanghai GM, la empresa mixta que la compañía tiene con la Corporación Industrial del Automóvil de Shanghai (SAIC), el principal fabricante chino.

La planta supuso una inversión conjunta de 2.670 millones de yuanes (270 millones de euros, 390 millones de dólares), y permitirá producir hasta 150.000 unidades al año cuando alcance su pleno rendimiento hacia el segundo trimestre de 2009.

"La apertura de esta planta es parte de la voluntad actual de GM de aumentar nuestras operaciones en China", aseguró en el comunicado el presidente de GM para China, Kevin Wale. "GM no ralentizará su desarrollo en China a pesar de los tiempos difíciles" que atraviesa el sector, añadió durante la inauguración de la fábrica, según recoge la agencia oficial Xinhua.

La semana pasada, ante los rumores, no desmentidos claramente por ninguna de las dos partes, de contactos para estudiar una posible compra de GM o de parte de sus activos por parte del gigante chino SAIC, el portavoz local de la firma estadounidense, Henry Wong, ya señaló a Efe que, pese a la crisis, China "es un importante mercado de crecimiento para GM". "Nuestras operaciones aquí han sido exitosas y rentables, y nuestros planes están en la línea de continuar esta historia de éxito", dijo Wong.

En China GM vendió 1.031.974 vehículos en 2007 y, entre enero y octubre de este año, vendió otras 913.381 unidades, según adelantó Wong, lo que supone un 9,1% más que durante el mismo período del año anterior.

Según había declarado Wale a principios de diciembre, GM espera vender todavía 1,2 millones de unidades en China en 2009, y planea introducir diez modelos nuevos en ese mercado hasta 2011.