Crisis

Los bancos cierran oficinas por primera vez desde 2002

Apretarse el cinturón. Esa es la premisa que han comenzado a aplicar las entidades financieras para reducir sus costes ante la crisis económica. Y una de las principales vías para lograrlo es reducir el número de oficinas. Los bancos han sido los primeros en seguir la recomendación del Banco de España. Han cerrado en tres meses diez oficinas en cifras netas.

Desde hace seis años la banca española ha participado en una carrera de apertura de oficinas sin precedentes en Europa o Estados Unidos.

Una vez finalizada la reestructuración del sector tras las fusiones de Santander con Central Hispano y BBV con Argentaria -y el reflotamiento de Banesto-, que llevó consigo una fuerte reducción de sucursales, las entidades financieras emprendieron una feroz competencia por contar con el mayor número de puntos de venta posible. Esta estrategia era lógica, si se tiene en cuenta que las instituciones financieras españolas se dedican a banca minorista, con lo que la cercanía con el cliente es una de sus facetas más destacadas.

Pero los tiempos han cambiado, y ahora una de las principales recomendaciones del Banco de España es reducir costes. Para ello, la mejor vía es paralizar los planes de expansión previstos, cerrar sucursales y reducir plantilla con prejubilaciones. Los bancos la han empezado a cumplir.

Según datos del Banco de España correspondientes a septiembre, por primera vez desde 2002, estas entidades han comenzado a cerrar agencias. Los bancos que operan en España cuentan con una red de 15.647 sucursales, frente a las 15.657 que tenían tres meses antes. Uno de los bancos que más oficinas ha cerrado en estos tres meses es BBVA, que el año pasado puso en marcha una nueva estructura de negocio. Así, a junio contaba con 3.547 establecimientos, mientras que en septiembre el número se reduce a 3.484. Popular mantiene el mismo número de sucursales que el trimestre anterior, 2.321. Y Santander sube de 3006 a 3021, pero son aperturas ya programadas. Pero sólo algunos pequeños bancos, o los extranjeros, mantienen su estrategia de incrementar su presencia en España, caso de Banco Gallego, del portugués Banco Caixa Geral o de los británicos Lloyds TSB y Barclays, entre otros.

En total, bancos, cajas, cooperativas de crédito y establecimientos financieras cuentan con 46.118 sucursales en el país, sólo 78 más que en junio, frente a las 366 que abrieron de marzo a junio o las 321 que inauguraron entre junio y septiembre del pasado ejercicio. El sistema financiero español cuenta con 46.221 si se le suma las sucursales de representación fuera de España o las extranjeras en el país.

Las cajas de ahorros paralizan sus planes de expansión

Las cajas de ahorros han sido las entidades españolas que más han apostado por expansionarse en España. Lógico si se tiene en cuenta que no fue hasta 1988 cuando se les permitió expandirse por todo el territorio nacional. Antes sus aperturas estaban limitadas a sus respectivas regiones. Desde entonces, y más concretamente desde 1990 las cajas no han parado de inaugurar sucursales. Pero la actual crisis económica y financiera ha provocado que por primera vez estas entidades paralicen sus, aún, importantes planes de expansión. Hasta septiembre las cajas sumaban 25.001 sucursales, sólo 53 más que un trimestre antes, uno de los crecimientos más bajos de los últimos 20 años.