Crisis financiera

La falta de crédito hace caer en un 50% el negocio de las intermediadoras financieras

El negocio de las compañías de intermediación financiera caerá hasta un 50% en 2008 debido a la restricción del crédito de la banca, a pesar de que la crisis ha hecho que la demanda de sus servicios crezca hasta en un 40%, según datos del sector.

La actual coyuntura económica ha hecho que muchas personas que deben afrontar múltiples préstamos y créditos acudan a estas compañías con el fin de reunificar sus deudas o alargar el plazo de sus hipotecas, al ofrecer reducciones de los gastos financieros mensuales de hasta el 50%. Sin embargo, la crisis financiera ha provocado una fuerte restricción del crédito por parte de la banca, lo que ha perjudicado de manera directa al negocio de estas empresas que se ven incapaces de satisfacer la creciente demanda.

El consejero delegado de Freedom Finance, una de las empresas con mayor volumen de operaciones del sector, Ángel Bouzas, señaló que la falta de liquidez y la menor concesión de créditos ha provocado el cierre de entre el 60 y el 70% de las oficinas de intermediación financiera en España este año y hará que su negocio registre una caída superior al 50 por ciento en 2008.

En la misma línea, el presidente de Finanfácil, Ignacio Bermejo, apuntó que la empresa que dirige registrará una bajada cercana al 50%. "Somos el sector que más directamente está sufriendo la actual crisis de crédito porque nuestro único proveedor, la banca, prácticamente no concede créditos desde hace un año", lo que, señaló, está afectando también al consumidor final, que no ha podido beneficiarse de las medidas aplicadas por el Gobierno para dotar de mayor liquidez a la banca.

En la misma línea, el director de la Agencia Negociadora de Productos Bancarios, Luis Javaloyes, explicó que las entidades financieras han endurecido en el último año el ratio de endeudamiento, la antigüedad laboral y el porcentaje sobre el valor de la vivienda que están dispuestos a admitir a sus clientes. Javaloyes también espera una caída de su negocio de entre el 15 y el 20% en 2008, a pesar del aumento del 40% de la demanda de este tipo de productos registrado por la compañía.

Aunque muchos consumidores ven estos productos como una solución a sus problemas, el vicepresidente de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae), Fernando Herreros, advierte de que "bajo la pantalla de una reducción importante en el importe de la cuota mensual a abonar se esconden unas comisiones de entre el 1 y el 7% y unos gastos muy elevados".

Por ejemplo, explica que en el caso de la reunificación de deudas los clientes deben pagar comisiones por la cancelación del préstamo en vigor y por la contratación del nuevo, lo que conlleva costes de notario, registro, gestoría e impuestos, además de los honorarios aplicados por las intermediarias financieras. Según Herreros, en un supuesto como éste los gastos totales pueden ascender a unos 12.000 euros si la comercializadora aplica una comisión del 2 por ciento, pero los costes pueden llegar a elevarse a 15.000 euros si ésta es del 5%.

Por este motivo, el portavoz de la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) en Madrid, Antonio López, recomienda que las personas con problemas financieros intenten renegociar ellas mismas con sus entidades el pago de sus deudas.

Frente a quienes desaconsejan la contratación de estos servicios, las comercializadoras defienden que existen personas que no pueden renegociar directamente sus deudas con sus entidades porque aparecen en algún registro de morosos o que, simplemente, prefieren solicitar su ayuda "a tener que negociar banco a banco una financiación".