Crisis económica

España crecerá el 1,3% en 2008 y caerá el 0,9% en 2009, para Caixa Catalunya

La economía española crecerá el 1,3% este año y caerá el 0,9% en 2009, según el Informe sobre Economía Española y Contexto Internacional elaborada por el Servicio de Estudios de Caixa Catalunya.

En su Informe, presentado hoy por el director del Servicio de Estudios de Caixa Catalunya, Xavier Segura, y por el responsable del estudio, Josep Oliver, esta entidad justifica esta previsión por el ajuste doméstico en el segmento residencial que se produce desde el pasado año, al que se ha unido los efectos de la crisis financiera internacional.

Asimismo, destaca que el empleo caerá el 2,2% el próximo año, con una reducción de 450.000 puestos de trabajo, lo que situará la tasa de paro en el 14,5% en el último trimestre de 2009, debido también a que la población activa aún continuará aumentando a un ritmo del 0,8%.

Para el próximo año, Caixa Catalunya considera que se destruirán cerca de 100.000 puestos de trabajo en la industria, 290.000 en la construcción y 35.000 en los servicios.

Esta destrucción de empleo tendrá un efecto muy negativo sobre el consumo privado, para el que se espera una contracción del 0,1% en 2008 y una caída del 2,3% en 2009.

En cuanto a la inflación, augura que cerrará este año con un aumento del 2,1% y que se situará por debajo del 1% en la mitad del próximo año.

Además, según Caixa Catalunya los componentes de la demanda interna -que restará 1,4 puntos al crecimiento en 2009- con una mayor contracción en 2009 serán los de inversión en bienes de equipo, con una caída del 3,5%, y en construcción, con un descenso del 6,7%.

Asimismo, prevé que el precio de la vivienda nueva caerá este año en torno al 4 por ciento, un descenso que llegará al 17% en 2009.

El Informe también augura que el sector exterior haga una aportación positiva al crecimiento del PIB debido a que las importaciones caerán el 0,5% el año que viene, mientras que las exportaciones se incrementarán el 1,7%.

Oliver quiso transmitir un mensaje de confianza con vistas al futuro y aseguró que las perspectivas "no son tan malas", si bien reconoció que los años venideros serán "duros".

Además, consideró que es "razonable" la previsión del Gobierno de que la recuperación económica comenzará en el segundo semestre de 2009, como consecuencia de que "el ajuste que se está dando tiene una rapidez más intensa".

En el plano internacional, el Informe indica que uno de los

posibles finales de la crisis financiera en Estados Unidos y en

Reino Unido es una larga etapa de bajos crecimientos.