Crisis financiera

La CAM dice que sin el sector inmobiliario España no saldrá de la crisis

El director general de la Caja de Ahorros del Mediterráneo, Roberto López Abad, apostó hoy por el sector inmobiliario como actividad "clave" de la economía nacional, un sector que no "salvará" a España de la crisis, pero sin él que "no se saldrá" de la actual situación.

En su discurso durante un encuentro organizado por el Foro Joly, López Abad indicó que a medio y largo plazo la transformación del país para por apostar por el valor añadido y la I+D+I, sin embargo, esto es "algo difuso y requiere de una o dos décadas, mientras que lo inmediato es salvar 2009".

De este modo, añadió que a corto plazo el sector volverá a crecer y que existen elementos "suficientes" para pensar en un "rebote" del éste, ya que "no se cambia tan rápido de modelo". Así, apuntó como causas de la crisis inmobiliaria a la subida de los intereses, al deterioro "espectacular" de la economía y la crisis "que ha cortado su financiación".

En este sentido, indicó que el sector de la construcción es "clave para la economía e instó a analizar si "realmente existen muchos sectores para sustituirlo". "Se trata de un sector fuerte e importante para la economía, que ha experimentado un crecimiento quizás exagerado, pero que ha creado el 35 por ciento del empleo en los últimos años", matizó.

López Abad indicó que en los últimos tiempos se ha producido una "corrección" del mercado tanto en cantidad, "cortando en seco la construcción de nuevas viviendas", como en precio. Al hilo de esto, recalcó que el área inmobiliaria es un sector "clave para la economía con efecto multiplicador de empleo", añadiendo que en los próximos años se producirá un "rebote" en su actividad que provocará una "salida más rápida" de la crisis.

Por otra parte, subrayó que el trasfondo de la crisis se centra en una pérdida de confianza en el sector financiero, que basa en este aspecto sus principios de negocio, y marcó como elementos clave para su resolución el "resituar" la liquidez y el devolver dicha confianza. Para ello, apuntó al sector público para que "tire del carro", ya que puede "duplicar su stock de deuda sin que le tiemble el pulso".

Asimismo, calificó la crisis como "oportunidad para corregir los problemas estructurales nacionales", evitando que se llegue a entrar en recesión. Con este objetivo, plateó como medidas la utilización, "sobre todo, del déficit", para no destruir empleo y empresas, la realización de un "compromiso" empresarial para realizar inversiones que conlleven un aumento de la productividad, y establecer un "gran pacto" nacional entre las entidades políticas y económicas para afrontar y mejorar la actual situación.

Fusiones de cajas

También, se refirió a la necesidad de que las empresas trabajen para "focalizar" su actividad en sus puntos fuertes, recapitalizarse y aportar un esquema de financiación distinto, dotar de flexibilidad la cuenta de resultados y mejorar el control de riesgos, porque "sólo hay ventas cuando se cobra".

Por último, se refirió a la posibilidad de fusiones entre las distintas cajas, algo que "seguirá su proceso natural en cuanto se produzcan las primeras". Así, afirmó que "lo razonable es pensar que se produzca un proceso de integración para conseguir entidades de mayor tamaño, aunque aún es difícil saber cuando, cómo y en qué términos se producirá".