Concurso de acreedores

Los administradores de Martinsa rebajan la deuda a 7.005 millones

Los administradores concursales de Martinsa Fadesa han rebajado, en la revisión de su informe difundida hoy, la deuda de la compañía hasta los 7.005,4 millones de euros, frente a los 7.155,9 millones que comunicaron cuando presentaron el texto ante el Juzgado de lo mercantil de A Coruña el 2 de diciembre.

Asimismo, los administradores aumentan el valor de los activos de Martinsa-Fadesa desde los 7.336,9 millones de euros hasta los 7.404 millones, de forma que el superávit patrimonial se ha más que duplicado desde los 181 millones hasta los 398,6 millones.

No obstante, estos datos siguen difiriendo de los declarados por la compañía a cierre del tercer trimestre, cuando anunció una deuda de 5.661 millones, unos activos valorados en 9.974 millones y un superávit patrimonial de 1.527 millones.

Los administradores del concurso de acreedores de Martinsa-Fadesa, Antonio Moreno Rodríguez (por parte de Bankinter), Antonia Magdaleno (como abogada administradora) y Ángel Martín Torres (en nombre de la consultora KPMG), explican que en el primer listado de deudas se incluyeron por error las contingentes, que no son exigibles actualmente porque dependen de una serie de condiciones.

En cuanto al activo, han elevado especialmente el valor de las participaciones financieras (que incluyen sobre todo a empresas del grupo) porque cuando presentaron el informe no contaban con la totalidad de las tasaciones.

En el informe, una de las principales decisiones que han tomado los administradores concursales es la petición de que se anule parte del acuerdo suscrito por la inmobiliaria con sus bancos acreedores el pasado 7 de mayo, a través del que se refinanció una deuda de 4.000 millones de euros.

Los tres administradores, que consideran perjudicial ese acuerdo, pretenden eliminar las garantías adicionales que tomaron los bancos para aceptar a refinanciar el préstamo sindicado de 4.100 millones concedido en febrero de 2007, con el que la inmobiliaria madrileña Martinsa pudo comprar a la gallega Fadesa.

De las 45 entidades que refinanciaron el crédito, diez se han negado a renunciar a las garantías adicionales tomadas, lo que ha provocado que los administradores concursales quieran que se dejen sin efecto esas garantías.

No obstante, los administradores concursales van más allá y aseguran que esas entidades eran "plenas conocedoras de la situación de dificultad por la que atravesaba la concursada", por lo que consideran que los acreedores podrían llegar ser responsables del agravamiento de la insolvencia de Martinsa-Fadesa.

"Deberá ser esclarecido si la información de la que disponían los miembros del sindicato de bancos era suficiente para conocer que con dicha refinanciación no se evitaría el concurso", añade el informe al respecto.

Por otro lado, los administradores concursales ponen de manifiesto que Martinsa-Fadesa no dio a 1.955 familias el aval por las cantidades entregadas a cuenta para la adquisición de inmuebles en construcción, unas cantidades que se cifran en 64,8 millones de euros.

Pese a que una ley de 1968 obliga a los promotores inmobiliarios a entregar a los compradores de inmuebles un aval, los tres administradores concursales se quejan de que la sociedad no ha puesto a su disposición un registro de los avales entregados en cada uno de los inmuebles, "ni tenía identificados aquellos casos en que no les ha sido entregado este documento".

Esa falta de información obligó a los administradores nombrados por el juez a dirigirse a los clientes, con el objetivo de contrastar los datos de los que disponían.

Los administradores también ponen de manifiesto "la práctica que utilizó la sociedad de ventas de viviendas en grandes paquetes, con condiciones muy gravosas para la misma, por los plazos de realización de las promociones, que han devenido en imposibles de cumplir".

"Estas ventas han de ser analizadas desde el efecto imagen que provocaban no en los estados financieros, pues no había cantidades recibidas a cuenta y tampoco han producido resultados, pero sí permitía mostrar ratios de ventas elevados, en los informes de gestión".