Delitos en la red

Flirtear en la red puede salir muy caro

El incremento en el uso de las redes sociales ha permitido a los ciberdelincuentes hacerse con direcciones y datos para dar más credibilidad a sus intentos de timo

Según la empresa que ha elaborado el estudio, en estos correos, una persona dice conocer un perfil en una red social y a partir de ahí dice querer conocerle mejor. Si el usuario contesta, le comenzará a preguntar por sus gustos y le contará que ella está en Rusia o en algún país del Este y que está pensando marcharse del país. Cuando haya intimado un poco más con el usuario le propondrá la posibilidad de irse a vivir al país del que ese usuario sea.

Cuando ambos usuarios comienzan a tener cierta confianza, el cebo asegurará querer dejar su país para reunirse con el usuario. Un problema de visados y aeropuertos impedirá a esa persona salir y recurrirá a pedir dinero al usuario. Ahí comienza el timo, ya que tal chica no existe, sino que es una invención para obtener ese dinero de los usuarios.

Si alguno de ellos paga, es probable que la historia se alargue y surjan nuevos problemas que hagan necesario que los usuarios envíen aún más dinero. Por supuesto, la chica nunca llegará a abandonar su país de origen, ya que no es real.