Finanzas

Los partidos vascos esperan reabrir en marzo la fusión de las cajas

Los partidos políticos trabajan ya con el escenario de los resultados de las próximas elecciones autonómicas en Euskadi para intentar de nuevo un proyecto que permita la creación de una única entidad de ahorro en el País Vasco. PNV y PSE confían en retomar entonces una operación que ambos creen necesaria.

Los partidos vascos esperan reabrir en marzo la fusión de las cajas
Los partidos vascos esperan reabrir en marzo la fusión de las cajas

PNV y PSE-PSOE se han lanzado estos dos últimos días duros reproches tras conocerse que la fusión de BBK y Kutxa encallaba. Pero ambos confían en obtener buenos resultados en las próximas elecciones autonómicas de marzo para manejar sus peones e intentar una integración a tres de BBK, Kutxa y Vital. Los dos partidos, a los que el último sociómetro del Gobierno vasco les da una clara ventaja sobre el resto, están convencidos de la necesidad de afrontar una fusión.

En este juego, en el que se ha abortado la mayor operación en la historia empresarial de Euskadi, han entrado partidos menores como IU-EB. Todo apunta a que sus tres miembros en la asamblea general de Kutxa, la que tumbó el proyecto mediante sufragio secreto, votaron en contra de la fusión. La corriente guipuzcoana de IU-EB mantiene una postura crítica con el coordinador general, Javier Madrazo, que tras tensas negociaciones con el PNV había comprometido el apoyo de sus representantes a la fusión.

Programa electoral

Las dos principales formaciones vascas, PSE y PNV, han cruzado duros reproches después del fracaso, el viernes, de la unión de BBK y Kutxa

En este baile, el secretario general de los socialistas vascos, Patxi López, aseguraba ayer en una entrevista en un diario guipuzcoano que defiende una fusión a tres. Al parecer, el partido que dirige tiene previsto incluir en su programa electoral para marzo la integración de BBK, Kutxa y Vital. Su escudero en Vizcaya y portavoz en el Parlamento vasco, José Antonio Pastor, señalaba en Bilbao que la operación a dos, a la que los representantes del PSE en Kutxa se opusieron, 'ha supuesto un castigo a la prepotencia del PNV'. Ahora bien, no se pronunció sobre los posibles efectos negativos que se pueden derivar de su negativa a apoyar la integración de BBK y Kutxa.

El PNV, por su parte, tampoco ha realizado una autocrítica de cómo se ha llevado a cabo una estrategia que ha resultado fallida, por no medir los apoyos necesarios para sacar adelante la Caja de Euskadi. Joseba Egibar, su presidente en Guipúzcoa, manifestó ayer que el 'ciclo' de la fusión está cerrado y culpó de ello al PSE-PSOE porque 'busca castigar al PNV'.

El próximo capítulo del enésimo proyecto para crear una gran caja vasca, llegará en marzo, tras las elecciones autonómicas.

Irala transmitirá esta semana un mensaje de tranquilidad a la red

Xabier de Irala lo tuvo claro desde que conoció la noche del viernes la negativa de la asamblea de Kutxa un proyecto de fusión por el que había apostado decididamente. 'A trabajar ahora por BBK', dijo. Tajo no le faltará al presidente y al equipo de la mayor caja de ahorros de Euskadi y la más sólida financiera y patrimonialmente de las tres (BBK, Kutxa y Vital). La caja vizcaína tiene vigente su plan director 2008-2010, elaborado cuando las señales de la crisis comenzaban a llegar. En cualquier caso sufrirá una revisión. Si se mantienen los ratios conseguidos hasta septiembre, cuando ganó 258 millones, un 12,2% más, no alcanzará un incremento del 15%. Irala, posiblemente hoy, hará llegar un mensaje de tranquilidad a una red que tiene colgada en su intranet el logotipo Kutxa, el nombre comercial de la que iba a ser la Caja de Ahorros de Euskadi, entidad virtual formada por la integración de BBK y Kutxa de Guipúzcoa.

El plan B de Kutxa incluirá el cierre de oficinas

Kutxa será la entidad más perjudicada por la decisión de su propia asamblea de tumbar la integración con BBK. La entidad financiera guipuzcoana realizará un profundo replanteamiento estratégico para afrontar el futuro en solitario a la espera de los vientos favorables para realizar un nuevo intento de fusión. Kutxa, según ha asegurado su presidente en más de una ocasión, no tiene un plan B definido salvo el de seguir como hasta ahora. El plan Hamar, que estaba previsto que finalizara en 2010 y que preveía situar su beneficio en ese año en 250 millones, duplicar el número de oficinas y entrar con fuerza en el mercado francés, ya no es valido en el actual escenario económico. Así es posible que se cierren sucursales, fundamentalmente las ligadas a zonas donde la crisis inmobiliaria afecta de manera especial. En la fusión con BBK estaba prevista una redistribución de oficinas. El crecimiento en Francia se paralizará.