Resultados

Las plusvalías elevan el beneficio de las empresas españolas un 25,7% hasta septiembre

El beneficio neto de las grandes empresas españolas creció el 25,7% entre enero y septiembre de 2008, impulsado por los ingresos extraordinarios anotados en este periodo, sin los que esta cifra habría caído el 3,6%.

Así se desprende de los últimos datos trimestrales de la Central de Balances publicados hoy por el Banco de España, una encuesta que realiza trimestralmente la entidad y que en esta ocasión refleja "la tendencia decreciente del beneficio empresarial en consonancia con la evolución de la economía española".

Según explicó hoy en rueda de prensa el director del Servicio de Estudios del Banco de España, José Luis Malo de Molina, si al resultado neto se le restaran sólo las plusvalías logradas por Endesa por la venta de activos a Eon, que rozaron los 4.800 millones de euros, el resultado después de impuestos habría crecido el 3,7%.

"En el sector empresarial español se ha producido una marcada pérdida de dinamismo con un inicio de contracción de la actividad", aunque los últimos datos de la Central de Balances "aún no recogen la intensidad del ajuste del empleo" que está siendo el canal más poderoso de propagación y amplificación del ajuste económico.

Y esto es así, añadió, porque la destrucción de empleo hasta ahora se concentra sobre todo en pymes o en sectores concretos como el inmobiliario y la construcción, que no están suficientemente representados en la encuesta de la Central de Balances.

Además, se da la circunstancia de que el resultado bruto de explotación -resultado de restar los gastos de personal al valor añadido de estas empresas- trimestral cayó el 1,8 por ciento, la primera caída de esta variable en datos trimestrales desde que empezó a elaborarse la Central de Balances, en 1994.

Y esto se ha producido por la confluencia de la pérdida de dinamismo de la actividad empresarial con el aumento de los gastos de personal, que ha dado lugar a una caída de la generación de excedentes vinculada a la actividad recurrente de las empresas.

Los datos de los tres primeros trimestres de 2008 ponen de manifiesto una clara desaceleración de la actividad productiva que ha ido afectando a un número creciente de empresas y sectores de actividad, como muestra la evolución del valor añadido de las empresas incluidas en la encuesta, que creció el 1% hasta septiembre, por debajo del 4,6% que crecía un año antes.

Según explicó Malo de Molina, en el contexto actual destaca la caída registrada en los sectores de comercio e industria, muy afectados por el retroceso del consumo privado y de la inversión, y también, en el caso de la industria, por el fuerte incremento de los costes energéticos, lo que se tradujo en una disminución del valor añadido en ambos sectores.

Pese a la evolución de la economía, los datos muestran que los gastos de personal de estas empresas siguieron creciendo por el incremento de las retribuciones medias, que hicieron que las retribuciones subieran ligeramente en la encuesta trimestral, del 4,7% al 5%, cuando se habían enfriado ligeramente en la encuesta anual, ya que en 2006 crecieron el 6,7% y en 2007, el 6,1%.

La rentabilidad de las empresas también está cayendo, del 8,9% al 7,6%, un dato que es coherente con la evolución del resultado y que si se compara con la evolución del coste de financiación -muy relevante para analizar los incentivos a la actividad empresarial- se ve claramente una tendencia al alza, explicó.

La economía española está inmersa en un proceso de ajuste muy intenso, en el marco de la recesión económica mundial, aunque en España el ajuste había comenzado antes por los desequilibrios que acumuló nuestra economía en el largo período de bonanza anterior, como ocurrió en el sector inmobiliario, que registró un rápido "boom" y elevó nuestra dependencia de la financiación exterior, explicó.

Es previsible que el endurecimiento de las condiciones financieras y el deterioro de las expectativas frenen los planes de inversión de las empresas, particularmente de las que no están directamente relacionadas con las infraestructuras.