Terrorismo internacional

Una cadena de atentados siembra el terror en Bombay

Hay al menos 101 muertos y 287 heridos, entre ellos dos españoles, y decenas de rehenes occidentales.- Los ataques se han concentrado en dos hoteles de lujo.- Esperanza Aguirre, que se encontraba de visita, sale ilesa de un tiroteo en su hotel.

Una cadena de ataques terroristas ha dejado este miércoles al menos 101 muertos y más de 280 heridos en Bombay, al sur de India. Entre los heridos hay, al menos, dos españoles. En los sucesos se han visto envueltos la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y la delegación que la acompañaba en su visita, junto a un grupo de parlamentarios europeos entre los que se encontraba el español Ignasi Guardans, de CIU. Aguirre, que ha salido ilesa -así como Guardans-, fue evacuada de la zona de conflicto y en estos momentos vuela hacia España, vía Zurich, junto a cuatro miembros del contingente español. Decenas de rehenes, la mayoría occidentales, permanecen retenidos en hoteles. Hacia la 1.30 (hora española) varias columnas de fuego comenzaron a devorar la parte superior de la fachada del hotel Taj Mahal, uno de los focos de los ataques, junto al hotel Trident.

Las explosiones se han repartido en siete puntos de la ciudad, desde una gasolinera hasta restaurantes y una estación de ferrocarril, incluido el hotel Trident -antiguo hotel Oberoi-, donde iban a alojarse Aguirre y la delegación madrileña, y otro establecimiento hotelero cercano, el Taj Mahal, donde se encontraban Guardans y compañía. Ambos hoteles están situados en la zona más elegante y turística de Bombay, informa Ana Gabriela Rojas desde Nueva Delhi. Fuentes de la Comunidad de Madrid contaron a ELPAÍS.com que la presidenta regional, que escapó ilesa después de tirarse al suelo y ocultarse tras un mostrador, estaba a pocos metros y oyó "silbar las balas".

La cifra de muertos no deja de aumentar según pasan las horas. Según Ramesh Tayde, un oficial de policía, hay al menos 101 muertos, entre ellos, seis extranjeros y 287 heridos. El Gobierno regional de Maharashtra (oeste de India), ha decretado el toque de queda en el centro de Bombay y ha declarado un día de libranza para los empleados públicos.

Una organización islamista autodenominada Deccan Muyahidin ha reivindicado los atentados. Uno de los atacantes, que se encuentra dentro del Hotel Mumbai Oberoi, ha dicho a India TV que siete terroristas están reteniendo a varios rehenes dentro del establecimiento. "Queremos que todos los muyahidines presos en India sean liberados, y sólo después, liberaremos a los secuestrados", ha dicho el terrorista a la cadena.

"Hasta que no tomemos el control de esos dos lugares, no podemos pensar en nada más", ha asegurado el jefe del Gobierno regional, Vilasrao Deshmukh, en declaraciones recogidas por la agencia india IANS, refiriéndose a los dos hoteles de lujo, en los que todavía permanecen retenidos varios rehenes. En la última hora, las cámaras de televisión han captado el sonido de varios disparos en el hotel Taj, en el que ha entrado al menos una decena de comandos y soldados, sin que por el momento hayan trascendido detalles de la operación.

Moratinos informa sobre los españoles

El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha reconocido que la situación es "más seria de lo que en principio parecía" y ha confirmado que dos españoles, un matrimonio, se encuentran entre los heridos y permanecen en un hospital de la capital financiera de India. Uno de ellos se encuentra grave y el otro está fuera de peligro. Además, según fuentes diplomáticas españolas, al menos dos empresarios españoles se encuentran encerrados en sus habitaciones en la planta 14 del Trident, mientras militares y terroristas se enfrantan en la parte baja del edificio.

Según la televisión india CNN-IBN, efectivos del Ejército, que habrían detenido a cerca de una decena de terroristas y abatido al menos a otros dos, entraron en el Trident y el Taj Mahal para reducir a los terroristas. Los asaltantes tienen decenas de rehenes dentro de los hoteles, la gran mayoría occidentales. Al menos once policías indios, entre ellos el máximo responsable de la lucha antiterrorista india, Hemant Karkare, han perdido la vida en los ataques.

"Pensábamos que iba a pasar lo peor"

La ola de atentados se desató pasadas las 21.30 hora local (17.00 hora peninsular española del miércoels), y uno de los primeros tuvo lugar en el interior del antiguo hotel Oberoi de Bombay, que fue inmediatamente desalojado. El contingente español había llegado por la tarde a la ciudad procedente de Bangalore y en el momento del ataque, se encontraba registrándose en el hotel. Parte de la delegación de la Comunidad de Madrid que visitaba Bombay junto con Esperanza Aguirre pasó las horas siguientes al ataque fuera del hotel, en un malecón justo enfrente del establecimiento, donde permanecieron hasta pasadas las 03.00 (hora española) por cuestiones de seguridad. Entre ellos se encontraba el presidente de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), Arturo Fernández.

A los pocos minutos de producirse las primeras explosiones, un trabajador de la Comunidad de Madrid relató que los miembros de la expedición que viajaba junto a Aguirre se han salvado "de milagro. Estamos muy mal. Muy destrozados y hechos polvo. Pensábamos que nos iba a pasar lo peor", afirmó con mucho nerviosismo, informa F. Javier Barroso. El eurodiputado Ignasi Guardans, refugiado junto a otros parlamentarios europeos en el interior de un restaurante cercano a su hotel, resaltó a la cadena SER cómo se desarrolló el tiroteo . Guardans contó que se encontraba en un restaurante junto al hotel Taj Mahal a la espera de que cesasen los tiroteos.

Aguirre y la delegación empresarial con la que viajaba se encontraban de visita en el Estado indio de Karnataka, para conocer el campus de Infosys Tecnologies, una de las multinacionales informáticas -entre otras actividades- líderes en el mundo.

En mayo de este año, otro grupo terrorista llamado Muyahidines Indios reivindicó siete atentados coordinados contra varios mercados de la ciudad de india de Jaipur, que mataron a 63 personas. Dos años antes, en julio de 2006, un grupo de extremistas islámicos hicieron explotar una serie de bombas en los trenes de cercanía de Bombay.