Crisis financiera

General Motors se retracta y anuncia la devolución de dos aviones privados

El consorcio automovilístico estadounidense General Motors devolverá dos aviones privados que mantenía en alquiler, a raíz de las críticas surgidas en Washington sobre los viajes de lujo del presidente de la compañía, Richard Wagoner, en un momento en el que el grupo automovilístico está solicitando ayuda económica al Gobierno para mantener la viabilidad de la empresa.

El máximo responsable de la corporación viajó a la capital de Estados Unidos desde la sede de General Motors, en Detroit, en el avión privado de la compañía para declarar sobre la situación financiera de la empresa. Esta actitud fue duramente criticada por los miembros del Congreso y del Senado, que manifestaron su rechazo a que Wagoner se traslade de esa forma en un momento en el que está demandando fondos públicos.

A esta reunión en el Senado también acudieron el presidente de Chrysler, Robert Nardelli, y el consejero delegado Ford, Alan Mulally, que también llegaron a Washington en sus respectivos aviones corporativos.

El portavoz de General Motors, Tom Wilkinson, aseguró que su compañía ha decidido devolver estos dos aviones alquilados, porque su empresa está realizando una "agresiva" estrategia de reducción de costes en viajes.

Wilkinson explicó que la decisión de devolver estas dos aeronaves se tomó antes de esta semana y que en septiembre ya devolvió otros dos aviones, de los siete que mantenía en 'leasing' desde principios del presente ejercicio.

Tanto Wagoner como Mulally deben, según los estatutos de sus respectivas empresas, viajar en aviones privados por motivos de seguridad. "Tendremos que ser muy sensibles con este tema en el futuro", añadió Wilkinson.

Por su parte, un portavoz de Chrysler señaló que su empresa también alquila vuelos chárter, aunque no avanzó si la compañía con sede en Auburn Hills se está replanteando la posibilidad de cambiar la forma de viajar de sus directivos.