Movimientos empresariales

Caja Madrid se convierte en primer accionista de Indra con el 20%

Caja Madrid ha decidido reforzar su posición en Indra. Durante las últimas semanas, la entidad madrileña ha estado comprando pequeños paquetes de esta empresa hasta llegar a un 5% adicional a la participación que ya controlaba. En las nuevas compras ha invertido unos 122 millones de euros. La caja controla así el 20% de la tecnológica y se convierte en su primer accionista. La entidad que preside Miguel Blesa también ha decidido retrasar hasta 2009 -hasta primavera como mínimo- la salida a Bolsa de Cibeles. La caja quería sacar a cotizar esta corporación este mes.

Pese a los líos políticos existentes en el seno del consejo de administración de Caja Madrid, entre los partidarios de abrir el proceso de renovación de los órganos de gobierno de la entidad -aprobado la semana pasada en su asamblea- y los que prefieren retrasarlo, la institución intenta seguir su ritmo habitual de trabajo.

Así, el consejo de la entidad analizó ayer dos operaciones, ambas relacionadas con la crisis de los mercados, aunque una tiene un impacto positivo para la caja y otra negativo.

La entidad madrileña ha aprovechado la caída de la Bolsa de las últimas semanas para subir su participación en Indra. Ha ido comprando pequeños paquetes de esta tecnológica en el mercado hasta subir un 4,7% su participación en la compañía, adquisiciones en las que ha invertido alrededor de 122 millones, a una media de 16,3 euros por título.

INDRA 11,16 -1,06%

De esta forma, la institución financiera vuelve a convertirse en el primer accionista de Indra, con el 19,70% de su capital. Le siguen Unión Fenosa, que controla algo más del 15%, Casa Grande de Cartagena, la sociedad de cartera de la familia Del Pino, que posee el 5,68% y Cajastur, que tiene un 5%. Caja Madrid justifica estas nuevas compras en el atractivo precio que tiene ahora la empresa que preside Javier Monzón.

La caja de ahorros controla aproximadamente la misma proporción de Indra desde mayo de 2005, cuando pasó del 10,04% al 14,99%. La entidad madrileña entró en la tecnológica en 1999. Desde entonces la rentabilidad que ha obtenido la caja en la compañía asciende al 20%. La acción de Indra cerró ayer en Bolsa con un recorte del 3,18%, hasta los 16,13 euros, pero según los informes de los analistas que maneja la institución financiera su valor lo sitúan entre los 21 a 25 euros por título. Desde el inicio del año sus acciones han descendido un 13,19%. La crisis financiera, sin embargo, se ha llevado por delante el proyecto de Caja Madrid de sacar a Bolsa su corporación financiera Cibeles.

Su idea era sacar a cotizar el 30% del capital de la nueva sociedad este mes de noviembre, pero las actuales circunstancias del mercado lo han impedido, según explicó ayer Blesa. El presidente de la caja no precisó hasta cuando se podía retrasar la colocación de Cibeles. 'Hasta que las circunstancias del mercado acompañen', fue la indicación dada por la entidad. La idea del consejo es que no será hasta primavera de 2009, como pronto, cuando vuelva a plantearse la salida a Bolsa de Cibeles.

A la espera de obtener plusvalías

El retraso de la salida a Bolsa de Cibeles dilata la entrada de plusvalías por la colocación del 30% de esta corporación, en la que sólo se incluyen participaciones financieras. Además, la caja retrasa cumplir con la recomendación del Banco de España de someterse a la evaluación de los mercados. Aunque el supervisor está de acuerdo en dilatar la operación.