Cumbre del G-20

Las conclusiones de la cumbre del G-20 dejan frios los mercados

Pese a ver como algo positivo el hecho de que los asistentes a la cumbre de Washington se han puesto de acuerdo en las líneas estratégicas para combatir la crisis, los analistas creen que la reunión ha sido decepcionante teniendo en cuenta que no hay medidas concretas y éstas han quedado propuestas para próximas reuniones.

Todas las miradas y las esperanzas estaban puestas en la cumbre que este fin de semana se ha celebrado en Washington y que reunía a los 20 países más industrializados. Las conclusiones han dejado fríos a las Bolsas que ceden posiciones preocupadas por la recesión global.

Decepcionante, moderado éxito, en línea con lo esperado. Todas ellas son sólo algunas de las expresiones utilizadas por las firmas de análisis a la hora de valorar las conclusiones de la reunión de los líderes mundiales reunidos este fin de semana en Washington para tomar medidas de lucha contra la crisis económica y financiera. Y es que así lo están recogiendo los mercados que tras despedir la semana pasada en números rojos, han inaugurado ésta de la misma forma, en negativo.

"Tal y como se esperaba no se han tomado medidas concretas, pero sí se ha establecido una "hoja de ruta", según la cual se adoptarán las medidas necesarias para impulsar el crecimiento económico, tanto de tipo monetario como de tipo fiscal", explica Renta 4.

Banco Urquijo destaca como algo positivo el hecho de que "no se pusieran de manifiesto diferencias importantes de criterio, se establecieran pautas y calendarios para dar continuidad a la futura reforma de la regulación financiera internacional, se acordara ampliar el papel del FMI y del Fondo de Estabilidad Financiera y que se reafirmara el compromiso de avanzar por la senda del estímulo fiscal para luchar contra la crisis económica".

Aunque son medidas catalogadas de positivas "no conviene exagerar la importancia de este acuerdo en materia fiscal ya que la mayoría de los países estaba ya tomando medidas en esa dirección y su eficacia y riesgos está aún por determinar", añaden.

Teniendo en cuenta que el recelo que despertaba la cumbre era elevado, ante la falta de concreción de una agenda de trabajo previa a la reunión y el poco tiempo disponible en las sesiones de trabajo previstas, Banif considera que no puede hablarse de decepción. "Ya de por sí, constituye un éxito que los 22 países asistentes se hayan puesto de acuerdo en las líneas estratégicas para combatir la crisis financiera. También es positivo que el diagnóstico de la crisis financiera y el plan de acción sean más explícitos de lo que cabía esperar y que los países hayan acordado un calendario estricto para desarrollar los acuerdos (antes del 31 de marzo de 2009 deberían haberse puesta ya en marcha las medidas más destacadas)", explican los expertos de la firma.

La consolidación de la coordinación a nivel internacional en el establecimiento de medidas de apoyo (con reorientación desde el sector financiero al sector real), el establecimiento de un punto de partida para las reformas que requiere el sistema financiero, entre ellas la homogeneización de la regulación financiera y de las normas contables en aras de fomentar la transparencia a nivel internacional, promover la transparencia en la actividad de las agencias de ráting, y plantear un papel de mayor protagonismo para FMI y Banco Mundial, reforzando su apoyo a las economías con mayores necesidades de financiación, son, a juicio de Banif, los puntos más positivos de la cumbre. Esta firma considera que el impacto sobre los mercados debería será reducido, pero no tiene que ser negativo puesto que se ha potenciado la coordinación en el ámbito de actuación contra la crisis.

Bankinter considera que salvo por lo que respecta a la creación de cajas de compensación para los CDS -de cara a reducir el riesgo sistémico derivado de estos productos- "es a la hora de concretar las medidas cuando los acuerdos alcanzados en la cumbre decepcionan algo- y que deberán ir configurando un sistema financiero con modificaciones sustanciales que lo hagan menos vulnerable ante los riesgos que ha provocado esta crisis".

El encuentro ha estado por debajo de las expectativas de BNP Paribas que ha "suspendido" a los integrantes de la cumbre.