Cumbre del G-20

Zapatero llevará a Washington el ejemplo español de supervisión bancaria

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, comenzó ayer a intercambiar opiniones con la banca y los agentes sociales sobre la posición que España llevará el 15 de noviembre a la cumbre del G-20 en Washington, donde se abordará la crisis financiera. Zapatero aseguró que el modelo español de supervisión puede servir de ejemplo de solvencia.

Zapatero llevará a Washington el ejemplo español de supervisión bancaria
Zapatero llevará a Washington el ejemplo español de supervisión bancaria

Una vez conseguido el objetivo de participar en la cumbre de Washington del 15 de noviembre donde el G-20 debatirá medidas contra la crisis financiera, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha empezado a escuchar las primeras propuestas que agentes sociales y banca le han hecho llegar para la cumbre.

Las iniciativas se las comunicaron ayer en Moncloa. El primer turno fue para los primeros espadas de los grandes bancos y cajas de ahorro, los presidentes del Santander, Emilio Botín, del BBVA, Francisco González, de La Caixa, Isidro Fainé, y de Caja Madrid, Miguel Blesa.

Las reflexiones y aportaciones que los responsables de las entidades bancarias hicieron a Zapatero, según Moncloa, estuvieron orientadas a la necesidad de que existan mayores controles y supervisión en el sistema financiero internacional, por lo que pidieron al presidente que transmita ese mensaje en la cumbre.

Los sindicatos reclaman que la cumbre se centre en la economía real

Además, el jefe del Ejecutivo y los responsables de las cuatro principales entidades bancarias españolas estuvieron de acuerdo en que Zapatero explique en la cumbre internacional la experiencia de 30 años de control y supervisión del sistema financiero español, 'un ejemplo de solvencia', según se comentó en la reunión.

Precisamente ayer, esta tesis recibió el apoyo del diario estadounidense The Wall Street Journal, que señaló que el sistema de provisiones aplicado desde hace años por los bancos españoles se está convirtiendo en un modelo para los legisladores de todo el mundo, quienes buscan nuevas ideas para evitar que se repita una debacle.

Pero Botín, González, Fainé y Blesa también se quejaron ante el presidente de que la entrada del sector público en el capital de algunos bancos europeos con problemas puede otorgarles ventajas en su calificación crediticia frente a la de los españoles, donde no se ha modificado el accionariado.

Tras el encuentro con los banqueros, Zapatero recibió a los presidentes de las patronales CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y Cepyme, Jesús Bárcenas, quienes acudieron a Moncloa a escuchar las propuestas del presidente. Los líderes de UGT, Cándido Méndez, y de CC OO, José María Fidalgo llevaron una iniciativa de los sindicatos europeos donde se pide a los dirigentes del G-20 que se centren en la recuperación de la economía real. Estas reuniones acabarán hoy, cuando Zapatero reciba las medidas que el líder del PP, Mariano Rajoy, le proponga para la cumbre. El encuentro no se celebrará esta vez en Moncloa, sino en el Congreso. El presidente de los populares indicó ayer que es necesario inculcar seriedad en el sistema financiero para 'acabar con las malas prácticas'. Rajoy además aprovechará la reunión para presentar un paquete de iniciativas similares a las que tomó el PP en 1996 para hacer frente a la crisis económica.