Televisión

Las subvenciones limitan a 946 millones las pérdidas de TVE y las autonómicas

El sistema de televisiones públicas cerró 2007 con unas pérdidas acumuladas de 945,9 millones de euros, según Deloitte. Y eso, contando con unas subvenciones del Estado de 620 millones y con el hecho de que captan el 31% del total de la inversión publicitaria en TV.

El sistema español de televisiones públicas mejoró sus cifras en 2007, pero éstas siguen teñidas de rojo. El pasado año RTVE y las cadenas autonómicas perdieron 945,9 millones de euros frente a las pérdidas de 966,2 millones sufridas en 2006, según los datos del II Informe Económico de la Televisión Pública en España, elaborado por la consultora y auditora Deloitte. El Ebitda también fue negativo, hasta un importe de 570 millones.

Las cifras, no obstante, pudieron ser aún peores. Si se descontasen las subvenciones percibidas, las pérdidas habrían ascendido a 1.566 millones, con un Ebitda negativo de 1.190 millones. Además, el Estado asumió en 2007 los 7.900 millones de deuda de RTVE. Estas cifras contrastan con los beneficios de 512 millones registrados por las TV privadas, el 2,4% más.

En la actualidad, el coste anual bruto por hogar de las TV públicas asciende a 170 euros, lo que las convierte en las terceras más caras de los grandes países europeos, por detrás del Reino Unido y Alemania. Y si se ponen en relación los costes anuales por hogar y la capacidad de renta de cada país, TVE y las autonómicas son las que más cuestan, superadas sólo por las del Reino Unido, que no emiten publicidad.

La principal fuente de ingresos del sistema público de emisoras sigue siendo la publicidad, una partida que generó 1.044 millones en 2007 y que sufrió una merma del 2,8%. RTVE mantuvo prácticamente inalterados estos ingresos -a pesar de ofrecer unas tarifas por debajo del mercado, según denuncian las cadenas privadas-. Sin embargo, las emisoras autonómicas sí redujeron su partida publicitaria por el efecto de la aparición de los canales privados de segunda generación (Cuatro y La Sexta).

31% de la tarta

Las TV públicas se llevan el 31% de la tarta publicitaria, una participación que critican las televisiones comerciales españolas, agrupadas en la patronal Uteca. Estos ingresos irán perdiendo importancia con el paso de los años, dado que RTVE emitirá un minuto menos de publicidad por hora en 2009 y otro minuto menos en 2010, según confirmó el jueves la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.

Sin embargo, la medida no es suficiente para las cadenas privadas. El presidente de Telecinco y de Uteca, Alejandro Echevarría, reclamó el jueves pasado que tanto TVE como las autonómicas no deben de emitir publicidad alguna, además de reclamar 'una reinvención del sistema, porque ha perdido por completo su sentido de partida'. Es decir, las TV exigen que se elimine a las emisoras públicas como competencia, dado que su concurso en el mercado es desleal por su doble financiación. Su misión ha de ser el servicio público. Todas estas medidas forman parte de un listado que Uteca ha hecho llegar al Ejecutivo, y que aspiran entren en la futura Ley General Audiovisual.

La advertencia de las TV comerciales es seria. En su opinión, es 'urgente' adoptar un nuevo marco legislativo que permita la 'subsistencia' del sistema ante 'un panorama imposible de afrontar', y de este modo 'poder evitar su explosión'. El gran problema son los menguantes ingresos ante la multiplicación de canales que traerá el encendido digital en abril de 2010 -fecha en la que desaparecerán las emisiones analógicas- y la necesidad de buscar fuentes alternativas de financiación. Una de ellas es la TDT de pago (es decir, la posibilidad de que se vendan contenidos en modalidad pago por visión).

Las compañías encuadradas en Uteca, sin embargo, también tendrán que compartir estos ingresos: Bruselas permitirá que las televisiones públicas ofrezcan estos servicios. Es más, De la Vega advirtió el jueves de que la reducción de la publicidad de TVE deberá acompañarse de ingresos suplementarios que los compensen.