Sector vinícola

Los bodegueros critican a la distribución por retrasar aún más sus pagos con la crisis

Los empresas bodegueras están preocupadas por cómo los grandes grupos de distribución están posponiendo aún más los plazos de pago a causa de la crisis. Así lo señalaba ayer la Federación Española del Vino (FEV) en las jornadas Márgenes y estrategias en la industria del vino.

'Las grandes cadenas de distribución pagan mucho más tarde que en el resto de Europa, Estados Unidos y Chile', apuntaba Carlos Gómez Arroyo, director general de Rabobank España, que ha elaborado un estudio sobre la evolución del sector vinícola español. 'Las pequeñas y medianas empresas son las más perjudicadas cuando se dilatan los plazos de pago que en España pueden alcanzar un máximo de 180 días y en el sector del vino son casi todas empresas medianas que viven una situación difícil por la falta de liquidez', explicaba Gómez Arroyo.

Los grupos bodegueros reconocen que en España, al contrario que en otros países competidores como Italia o Francia, 'se ha invertido mucho en capacidad de producción, en un país donde el consumo nacional baja', aseguraba Rafael del Rey, secretario general del Observatorio Español del Mercado del Vino. 'Somos el tercer exportador del mundo en volumen, pero queda mucho camino por recorrer en valor porque gran cantidad del vino que exportamos es a granel', asumía.

'Podemos ser los primeros en volumen en dos o tres años, pero en valor requiere más esfuerzo e inversión', señalaba. Además, Del Rey apuntó que para la industria es difícil saber cómo está afectando la crisis a las ventas, ya que siguen la misma tendencia a la baja de los últimos años. Por ello, la FEV aboga por la concentración de un sector que considera excesivamente atomizado. 'El 50% de las empresas venden menos de cinco millones de euros', destacaba Carlos Gómez Arroyo. En su opinión, 'sólo 10 o 15 empresas cumplen los requisitos para competir en el exterior con garantías'. 'Es cierto que hay empresas pequeñas que lo están haciendo muy bien y grandes grupos que venden en el segmento alto o por volumen, como JG Carrión'. Precisamente, el grupo murciano participó en las jornadas y aseguró que sus previsiones pasan por alcanzar en 2008 una facturación de 600 millones de euros.