Laboral

Los pilotos de Spanair dan marcha atrás y no ratifican el ERE

Los pilotos de Spanair han dado marcha atrás en su acuerdo con la compañía y no ratificarán el Expediente de Regulación de la Compañía (ERE), que afecta a 1.200 trabajadores, según comunicó hoy la sección del sindicato Sepla en Spanair en un comunicado.

Concretamente, Sepla asegura que se ha visto obligado a cancelar las seis asambleas convocadas en esta semana en las diferentes bases (cuyo objetivo era ratificar los acuerdos sobre el ERE) debido a "la falta de información y desarrollo del propio expediente que pretende aplicar la dirección de la compañía".

Además, Sepla denuncia aspectos como que Spanair "pretende utilizar a los pilotos en sus días libres por falta de plantilla", que ha dejado de programar las vacaciones de 30 días anuales a pilotos por el mismo motivo anterior y que además no ha realizado la reducción efectiva de la flota MD prevista en el ERE desde el 14 de septiembre, entre otros motivos.

Los pilotos acusan además a Spanair de contratar aviones y personal de vuelo ajenos a la compañía para completar la programación de los vuelos por falta de tripulaciones propias. "Esta sección sindical, pese a los reiterados requerimientos efectuados a la dirección, no ha obtenido respuesta alguna por parte de esta, la cual hasta el momento, ha preferido mirar para otro lado y no concretar en ningún sentido aspectos esenciales de dicho ERE", destacó el sindicato.

La sección sindical de Sepla-Spanair recordó que los pilotos "han demostrado con creces su capacidad de compromiso y sacrificio" mediante la aceptación de extinciones de contratos laborales, medidas de movilidad geográfica que implican cambios de domicilio entre diversas comunidades autónomas y congelación salarial para permitir la viabilidad de la empresa.

"Por todo ello Sepla se reserva el derecho de plantear ante la Justicia y ante la Dirección General de Aviación Civil las acciones legales que considere oportunas", concluye la nota. El no de los pilotos al ERE de Spanair supone un jarro de agua fría para la compañía, que había conseguido tras arduas negociaciones llegar a un acuerdo con todos los colectivos después de conseguir la semana pasada la firma de los empleados de rampa.

Además, la aerolínea presentó hoy resultados e informó de que multiplicó por siete sus pérdidas en los nueve primeros meses del año frente al mismo periodo del ejercicio precedente, hasta 641 millones de coronas suecas (64,5 millones de euros).