Diario de a bordo

Hace falta un adivino

Habrá que esperar para confirmar el rebote.

En la corte del rey Luis XVI había un adivino muy famoso. Los cortesanos le admiraban pues había hecho profecías asombrosas, o eso se decía. La fama llegó a oídos del rey, convencido de que era un fraude, y le hizo llamar. Antes de que llegara le dijo a uno de sus soldados que cuando él lo ordenara se lo llevara detenido para ejecutarlo.

El adivino entró en la Cámara real muy receloso, pues había escuchado rumores. Luis XVI le preguntó: ¿cuántos años vas a vivir? El rey tenía claro que no iba a vivir ningún año, sino cinco minutos, pero lo que no se podía esperar era la respuesta del adivino: 'Mi muerte llegará exactamente dos días antes que la de su majestad'.

El adivino se procuró un seguro de vida a todo riesgo. El Rey por si acaso le dejó partir anulando su ejecución.

Hemos bajado tanto que necesitamos porcentajes enormes para recuperar

Creo que en la situación actual de mercado haría falta un adivino como el de la anécdota para discernir cuál va a ser el próximo movimiento. Y más mirando el gráfico de la brutal subida de la volatilidad del Dax: niveles normales durante años y de qué manera se han disparado. Todo es posible, no en cuestión de días sino de horas.

Los movimientos son muy amplios, por lo que el día que venga el suelo tendremos que perder un tramo al alza enorme para estar seguros, puesto que no va a haber manera de saberlo mientras no se deje bastante tiempo de observación y lógicamente suba bastante previamente.

¿Que ha sido muy violento? Eso no quiere decir nada, baste ver que sólo para llegar a los niveles de primeros de mes aún necesitaría una subida del 25 %. Lo de los porcentajes de subida en el rebote es extremadamente engañoso. No olvidemos que hemos bajado tanto que ahora necesitamos porcentajes enormes para recuperar.

Si un índice está a 4.600 y baja a 2.200, caso del futuro del Euro Stoxx, quiere decir que ha perdido el 52%, pero no debemos olvidar que para volver al punto de partida no necesita un 52% de subida, necesita cerca del 100%. No queda otra que esperar, es imprevisible lo que pueda pasar, y la recomendación es la misma, ni cortos ni largos, mejor fuera de esta locura hasta que se aclaren las cosas.

Resulta de chiste ver las cotizaciones de por ejemplo BBVA y Santander con las cifras enormes de beneficios que han publicado. BBVA, de acuerdo que creció menos de lo habitual, pero ganó una fortuna, y su solidez sigue a prueba de bombas, es indudable que tenemos la suerte de tener un par de bancos que son de los más sólidos de Europa, sino los que más, pero no todos los valores están igual y el PER a veces se ha exagerado muy a la baja antes de la vuelta definitiva.

Y el martes, elecciones en EE UU. Si miramos desde 1900, en las cinco sesiones antes de las elecciones, es decir, estaríamos dentro de ella desde el martes cuando tuvimos el subidón del 10% en Wall Street, encontramos tres años con pérdidas siendo la mayor la de 1968 con bajada del 1,57% y 18 años con beneficios. Desde las elecciones del 92 siempre se ha subido en estos últimos cinco días una media del 1%

En resumen, mercado que parece tener ganas de rebotar, pero con una volatilidad demasiado alta como para tener claro nada. La tendencia sigue siendo bajista.