æscaron;ltima

Los españoles gastan en cine lo que ahorran en restaurantes

La crisis modifica los hábitos de ocio y las salas de proyección aumentan sus visitantes un 4%.

Los españoles gastan en cine lo que ahorran en restaurantes
Los españoles gastan en cine lo que ahorran en restaurantes

El niño con el pijama de rayas, la adaptación al cine de la novela homónima de John Boyne, recaudó 4.511.732 euros en sus dos primeras semanas de proyección en España. Con una semana más en cartel, El Orfanato, la cinta más taquillera de los últimos cinco años, ganó 2.847.530 euros. Poco menos de la mitad. Y eso que entonces pintaba menos negro. ¦euro;

La ecuación es sencilla. Al cine le sienta bien la crisis. Engorda a costa de otro tipo de ocio como las comidas fuera de casa, viajes vacacionales y otros entretenimientos más caros. 'Así ha sido históricamente', aclara el presidente de la Federación de Cines de España (FECE), Juan Ramón Gómez de Fabra. Las cifras les sonríen. Del 1 al 13 de octubre, más de cuatro millones de espectadores acudieron al cine, un 20% más frente a los 3.387.000 que visitaron las salas en el mismo periodo de 2007. Casi 24 millones de euros recaudados frente a los poco más de 19 millones que llenaron la caja de los exhibidores en la primera quincena de octubre de 2007. El balance anual dibuja un crecimiento estimado del 4%. En contrapartida, la facturación de los restaurantes españoles descenderá un 5% hasta final de año, con motivo del trasvase de clientela hacia ocio de menor coste como el cine. 'Los hábitos de los españoles están evolucionando ', razona José Luis Guerra, de la Federación Española de Hostelería (Fehr).

Y es que el cambio de ciclo propicia también una alteración de los hábitos de consumo de los españoles, que lejos de prescindir del ocio, lo abaratan. Crece el ahorro. Para capear el temporal, los españoles han reservado un 35% más de su renta durante el segundo trimestre, hasta los 25.728 millones de euros, según el INE. De ahí que al bar acuden poco menos que a tomar café, se tira de tupper en el trabajo y, de tanto en tanto, se visiten establecimientos de comida rápida, los cuales, estos sí, prosperan al calor de la crisis. Burger King vendió un 5,7% más en España los meses de julio y agosto que en el mismo periodo del año anterior. La razón: 'Ofrecemos comida a tres y cuatro euros menos que un menú', explica un portavoz de la enseña para el mercado peninsular.

Los restaurantes reducirán su facturación un 5% en España hasta final de año, según la Federación Española de Hostelería

El 3,7% de los españoles afirma haber modificado sus hábitos de consumo extradomésticos como consecuencia del nuevo ciclo económico. Así se desprende del análisis Alimentación fuera del hogar: situación y tendencias, elaborado por PricewaterhouseCoopers (PwC) para el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM).

Los primeros en adaptarse a la nueva coyuntura son los jóvenes. En concreto, un 18,2% de españoles entre 18 y 35 años asegura haber prescindido en los últimos meses de comer en restaurantes, una cifra que en el total de la población se sitúa en el 13,4%, según Ministerio de Medio Ambiente.

También los jóvenes son quienes más se han resentido por el incremento del carburante (+20% en 2008), la financiación de la vivienda (+10% desde 2004) y la cesta de la compra (+7% este año). 'El nuevo consumidor no está dispuesto a renunciar al cine ni a los espectáculos musicales o deportivos, pero muestra poco interés por la cocina', concluyen desde PwC. 'Todo un cambio de tendencia', incide Gómez de Fabra, de los exhibidores.