Banca

Botín asegura que Santander 'sigue mirando oportunidades'

Santander no descarta hacer más compras para crecer. Quiere aprovechar las oportunidades que se le puedan presentar por la crisis. Además, espera batir nuevamente en resultados a sus rivales. Su presidente, Emilio Botín, dejó entrever que el grupo puede ganar en 2009 alrededor de 11.500 millones de euros, un 15% más que este año.

Desde la izquierda, Fabio Barbosa, hasta ahora responsable de Santander en Brasil; Emilio Botín, presidente del grupo, y Alfredo Sáenz, consejero delegado.
Desde la izquierda, Fabio Barbosa, hasta ahora responsable de Santander en Brasil; Emilio Botín, presidente del grupo, y Alfredo Sáenz, consejero delegado.

No hay ninguna compra a la vista en estos momentos, pero eso no significa que no sigamos mirando oportunidades'. Así de contundente se expresó el presidente de Santander, Emilio Botín en Brasil, durante la presentación el viernes del plan estratégico del grupo en este país para los próximos dos ejercicios.

Tras la adquisición de Banco Real a ABN Amro el pasado año, Santander se ha convertido en la tercera entidad financiera de Brasil. Pero su reto, que ayer repitió en varias ocasiones, es colocarse como 'el número uno' a medio plazo y contar con una cuota de mercado superior al 15%, frente al 11% actual. Su pretensión es que este país represente entre el 20% y el 23% del beneficio total del grupo antes de dos años.

Santander tiene previsto cerrar este año con un resultado en Brasil de 1.755 millones de euros, para pasar el próximo ejercicio a 2.230 millones y en 2010 alcanzar los 2.900 millones.

SANTANDER 1,55 0,23%

De momento, Banespa y Banco Real integrarán sus plataformas tecnológicas y servicios centrales, pero no habrá una marca común hasta al menos 2011, año en el que se plantearán su unificación.

Los buenos resultados que esperan obtener en Brasil -confía en que la economía del país siga creciendo por encima del 3% en 2009-, también son compartidos para otras áreas donde tiene fuerte presencia el grupo.

Este es el caso de Reino Unido, donde prevé ganar un 20% más en 2009; y en España, donde sus estimaciones le llevan a ser optimistas al presupuestar un aumento del 14%, gracias sobre todo a que en 2009 no tendrán que realizar provisiones genéricas y la morosidad será cubierta en parte con las existentes.

Aunque Botín no hizo una estimación global de las ganancias del grupo, sí dio muchas pistas, que apuntan a que Santander estima cerrar 2009 con un beneficio final cercano a los 11.500 millones de euros, teniendo en cuenta el tipo de cambio de divisas que maneja. Para 2008 mantiene sus previsiones de ganar 10.000 millones, lo que llevará, según dijo Botín, a 'ser el tercer banco del mundo por beneficios', por encima de su referente HSBC y sólo detrás de dos bancos chinos.

El grupo 'mantendrá en 2009 el mismo dividendo de 2008', pese a la crisis económica global.

'El banco es tan europeo como latinoamericano'

La apuesta de Santander es tan fuerte, según declaro el presidente del grupo, Emilio Botín, que en los próximos dos ejercicios sumará otras 400 sucursales a las 2.042 con que cuentan sus dos filiales en el país: Banespa y Banco Real. De momento, estas entidades integrarán sus plataformas tecnológicas y los servicios centrales, pero no contarán con una marca común hasta al menos 2011.

El presidente del primer banco español aseguró otra vez, en clara alusión a BBVA, que quien 'no esté en Brasil no está en Latinoamérica'. Y añadió que ya es muy difícil entrar en este mercado comprando un banco.

Santander es el único gran grupo internacional que cuenta con una cuota de mercado de más del 10% en un país Bric (acrónimo de Brasil, Rusia, India y China). Emilio Botín defendió la apuesta del grupo por Latinoamérica, al asegurar que Santander es un banco 'tan europeo como latinoamericano', región en la que no piensa cambiar su estrategia.

Sólo en México, donde pensaba adquirir otro banco para subir su presencia allí, opta por mantener su actual posición al no encontrar ninguna oportunidad. El único país del que espera salir es Venezuela, donde está a punto de vender su banco al Estado.

Botín volvió el viernes a ratificar las palabras de su consejero delegado. Descarta pedir ayuda al Gobierno de Madrid para fortalecer su base de capital y vender activos para mejorar su liquidez. 'No he pedido en Reino Unido ni en Estados Unidos y no lo voy a hacer en España. No lo necesitamos', aseguró el banquero.