Crisis económica

Eroski apela al sector para evitar una 'guerra de precios' por la crisis

El presidente del grupo de distribución Eroski, Constan Dacosta, hizo hoy un llamamiento a la responsabilidad de los operadores del sector para evitar la entrada en una 'guerra de precios' durante la crisis económica y apostó por "jugar a ganar todos".

"Una parte de las reglas de este juego es que si alguien inicia un movimiento que lleva a perder, no lo siga el resto, porque ahí está el momento de la perversión", comentó Dacosta en el marco del Congreso Aecoc 2008.

El presidente del grupo vasco señaló que el riesgo que actualmente existe en el mercado no se centra sólo en "bregar" con la cuenta de explotación, sino en intentar "no perder todos y terminar perdiendo los consumidores".

"Hemos de pensar cómo dar respuesta a un consumidor que ha perdido parte ya de su poder adquisitivo y que lo seguirá perdiendo los próximos años hasta 2012", comentó Dacosta, quien insistió en que el precio "no es una variable, una tecla a tocar con mucha insistencia, porque hay un punto de no retorno" en el que perderían todos los operadores.

Eroski cerrará 2008 con ganancias

En relación con el grupo Eroski, el ejecutivo se mostró convencido de que cerrará el ejercicio 2008 en positivo, después de registrar pérdidas por valor de 8,4 millones de euros en el primer semestre por la adquisición de Caprabo. "En 2007 anunciamos unos resultados inusualmente altos y probablemente esto tendrá reflejo en los de 2008, que serán normales", agregó, antes de precisar que el formato de supermercados evolucionará mejor que los hipermercados.

La compañía cerrará en noviembre los proyectos de desinversión que tiene previstos en hipermercados, si bien Dacosta declinó ofrecer detalles al no estar cerradas aún las operaciones.

La compañía seguirá creciendo

Respecto a los planes de expansión del grupo, descartó suspender las inversiones previstas para 2009, porque los proyectos se inician con antelación, pero condicionó el desarrollo del resto a que se reconduzca la situación financiera actual, con una restricción crediticia que en su opinión "no durará", por lo que la compañía "seguirá creciendo".

De otro lado, el presidente de Eroski señaló que el proyecto de conversión de los empleados del grupo en socios cooperativistas avanza con "total y absoluta normalidad" y apuntó que concluirá después de Navidad, con un ligero retraso por demoras administrativas.