Tribunales

Un juez congela los fondos de pensiones argentinos en EE UU

Un juez estadounidense ha ordenado de congelar temporalmente las inversiones de las administradoras de fondos de pensión argentinas (AFJP) en Estados Unidos, que suman alrededor de 553 millones de dólares (430 millones de euros).

El magistrado Thomas Griesa, de la Corte del Distrito Sur de Manhattan, en la ciudad de Nueva York, ha emitido la orden tras aceptar el requerimiento de abogados representantes de acreedores argentinos que quedaron fuera del canje de deuda pública de ese país establecido en 2005, una semana después de que el Gobierno argentino, presidido por Cristina Fernández, anunciara el pasado 20 de octubre su intención de nacionalizar los fondos de las administradoras privadas de fondos de jubilaciones y pensiones.

Griesa ha resuelto el congelamiento de los fondos hasta el próximo jueves 6 de noviembre, cuando se celebrará una nueva audiencia en la que se decidirá si extiende la medida o la suspende. Las AFJP argentinas tienen activos por 86.200 millones de dólares. Casi 4.900 millones están invertidos en acciones extranjeras, entre las que destacan las entidades estadounidenses Bank of America, Hewlett-Packard y Johnson & Johnson.

Batalla judicial

De aprobarse en el Parlamento, la medida anunciada por el Gobierno argentino implicará el fin del sistema de retiro por capitalización creado en 1994, en el que actualmente operan compañías controladas por bancos y aseguradoras de capital europeo, estadounidense y argentino.

El pasado abril, Griesa ya autorizó el embargo de decenas de millones de dólares del Banco Nación de Argentina, tal y como pedían dos fondos de inversión acreedores de deuda argentina que no aceptaron la reestructuración de 2005, Aureluis y Blue Angel.

Esos fondos de inversión iniciaron un juicio en Estados Unidos contra el Estado argentino, al que reclaman 2.000 millones de dólares por el cese de pagos de la deuda pública. Se calcula que hay bonos por 20.000 millones de dólares en manos de quienes no aceptaron la reestructuración hace tres años.

El pasado septiembre, un grupo de titulares de bonos argentinos protagonizó una protesta en la céntrica plaza de Times Square de Nueva York por no haber podido cobrar aún esa deuda, cuyo pago se suspendió en 2001.