Crisis inmobiliaria

Martinsa negocia con la banca reiniciar las obras de las viviendas vendidas

Martinsa-Fadesa negocia con sus entidades bancarias para que liberen los créditos al promotor necesarios para reiniciar las obras de las viviendas prevendidas, informó hoy la inmobiliaria actualmente en situación de concurso de acreedores.

La compañía que preside Fernando Martín reiteró su compromiso de entregar todas las viviendas que tiene prevendidas, "aunque los plazos se vean obligadamente modificados como consecuencia de los retrasos provocados por el proceso concursal".

"El hecho de que las entidades financieras hayan expresado su voluntad de alcanzar acuerdos que permitan finalizar las promociones de las compañía permite a Martinsa confiar en su capacidad para entregar las viviendas comprometidas", aseguró la empresa en un comunicado.

Según indicó, en la actualidad "negocia" la finalización y entrega de 4.900 viviendas en España, "de las que prácticamente el 50% se encuentran en avanzada fase de solución", esto es, en fase de reinicio de obras o de ultimar los preceptivos acuerdos con los bancos para que faciliten el crédito promotor.

En el momento en que Martinsa se declaró en concurso de acreedores, el pasado mes de julio, contaba con una cartera de preventas de unas 12.500 viviendas. Respecto al resto de pisos, la compañía asegura que confía en alcanzar "en un plazo prudencial" un acuerdo con las entidades financieras para reanudar su desarrollo.

De momento, según indicó ayer mismo, ya tiene la "colaboración necesaria" de los bancos para terminar de construir unas 770 viviendas y una torre de oficinas.

No vende promociones

Por todo ello, Martinsa rechazó que esté intentando vender promociones a sus competidores, o que estén en riesgo las adjudicaciones de vivienda protegida que distintas administraciones públicas concedieron a la empresa.

Además, la empresa aseguró que está informando "puntualmente" a cada uno de sus clientes, "a través de cartas personalizadas", del estado de la vivienda adquiridas y de las previsiones para su construcción.

En una de estas cartas, con fecha del pasado 14 de octubre, a la que tuvo acceso Europa Press, Martinsa informaba al cliente de que, ante el hecho de no poder concretar la fecha de inicio de obras de la vivienda adquirida, ha decidido no cobrar los pagarés que en su día el cliente entregó como pago de parte del precio del piso.

Tras advertir de que esta decisión "no afecta de ningún modo a la vigencia del contrato", recomienda al cliente "realizar en su cuenta bancaria la provisión de fondos equivalente al los pagarés entregados para que, una vez se inicien las obras, pueda abordar el pago de los mismos".