Moneda única

Polonia confirma su plan para adoptar el euro en 2012

El Gobierno polaco confirmó hoy un ambicioso proyecto para adoptar el euro desde el 1 de enero de 2012, a pesar de las reticencias del principal partido de la oposición. Además, fuentes gubernamentales aseguraron que pronto comenzarán los procedimientos para reformar la Constitución polaca.

El primer ministro, Donald Tusk, considera que la incertidumbre actual en el mercado financiero global es un argumento de peso a favor de adoptar cuanto antes la moneda común europea. "Hoy, tras aprobar la hoja de ruta y haber informado al presidente, me gustaría invitar a los líderes de otros partidos para hablar sobre la Constitución y el euro", dijo Tusk en rueda de prensa.

La Constitución actual estipula que sólo el Banco Nacional de Polonia establece la política monetaria. En caso de entrar en la zona euro, sería el Banco Central Europeo (BCE) el que asumiera esa responsabilidad.

De acuerdo con el plan hecho público hoy, el Gobierno empezará a trabajar en las necesarias enmiendas constitucionales en noviembre, con la intención de corregir el artículo en cuestión en los primeros meses de 2009. Además, Polonia negociará con las instituciones europeas sus planes de entrar en el mecanismo de ajuste de cambios europeos (ERM-2) en la primera mitad del próximo año, de acuerdo con el proyecto aprobado.

Un país candidato debe mantener su divisa en el grupo comercial ERM-2 durante al menos dos años antes de adoptar el euro. Tusk dijo hoy que Polonia debería entrar el próximo junio como tarde para cumplir con su objetivo de acceder al euro en 2012. El calendario prevé que Polonia cumplirá con todos los requisitos para ser miembro de la zona euro en 2011.

"La intención del Gobierno es que Polonia alcance la convergencia de los acuerdos en 2011, lo que reflejaría lo preparada que está la economía para entrar en el área europea de moneda única", declaró el Gobierno en un comunicado.

Convencer a los Kaczynski

Tusk dijo a los periodistas que confía en que el Gobierno podría convencer al presidente, Lech Kaczynski, un euroescéptico conservador, de que apoye el calendario de adopción del euro. "Las primeras palabras que he escuchado del presidente Kaczynski me permiten creer que este proyecto tendrá su aprobación, o cuanto menos lo tomará en consideración", afirmó Donald Tusk después de una reunión entre el Gobierno y el presidente.

En otra rueda de prensa, Kaczynski dijo que todavía duda de si el plan del euro es realista, pero añadió que podría resultar positivo para Polonia si ofrece una mayor estabilidad para la economía y los mercados financieros. Además, Kaczynski reclamó mayores conversaciones sobre el asunto.

El hermano gemelo del presidente y líder del principal partido de la oposición, Ley y Justicia, el también euroescéptico Jaroslaw Kaczynski, dijo hoy que no respaldaría el calendario acordado, pero sí un referéndum al respecto. El Ley y Justicia asegura que una adopción anticipada del euro podría detener el rápido crecimiento económico del país al obligar a Varsovia a seguir una política monetaria limitada en un intento por rebajar la inflación. Además se teme que la cesión de la política monetaria polaca al Banco Central Europeo mermará la soberanía nacional.

Muchos economistas y analistas políticos son escépticos respecto a la capacidad del Gobierno para cumplir con el calendario marcado. Por su parte, las encuestas de opinión muestran una mayoría de polacos que respaldan la entrada en la Eurozona, pero ese apoyo podría disminuir con la crisis económica y las declaraciones de políticos nacionalistas, incluidos los del Ley y Justicia, que amenazan con unos precios más altos dentro de la zona euro.