Índice IFO

La confianza empresarial alemana cae en octubre a su mínimo en más de cinco años

La confianza empresarial cayó en octubre en Alemania con fuerza, hasta el nivel más bajo desde mayo de 2003, ya que el empeoramiento de la crisis financiera internacional ha lastrado el crecimiento.

El Instituto de Investigación Económica alemán (Ifo) informó hoy de que el índice de confianza empresarial en el conjunto de Alemania bajó en octubre hasta 90,2 puntos, frente a los 92,9 puntos de septiembre y más de lo previsto por los analistas. El Ifo reseñó que se trata de la quinta caída consecutiva del índice de confianza empresarial.

El fuerte empeoramiento de este importante indicador del estado de salud de Alemania en octubre señala que es seguro que la mayor economía de la zona del euro va a entrar en recesión. El euro cayó hasta 1,2332 dólares tras conocerse la caída de la confianza empresarial en Alemania en septiembre.

El instituto Ifo, que calcula este importante indicador de confianza mediante encuestas mensuales sobre producción, inventarios, pedidos, precios y empleos a 7.000 empresas, toma como base el año 2000 (al que asigna el valor de 100).

En la última encuesta, las empresas valoraron con mucho más escepticismo las perspectivas de la economía para los próximos seis meses, dijo el presidente del instituto de investigación económica muniqués, Hans-Werner Sinn. El componente de los pronósticos cayó en octubre hasta 81,4 puntos, un valor mínimo histórico y frente a los 86,5 puntos del mes anterior.

No obstante, la valoración de la situación actual se mantuvo y el subíndice mejoró un poco desde los 99,8 puntos de septiembre hasta los 99,9 puntos de octubre. La confianza empresarial bajó en octubre notablemente en el sector manufacturero.

Los empresarios de este sector consultados prevén también un debilitamiento de las exportaciones en la industria manufacturera y no van a contratar más personal en los próximos meses. En el sector de la construcción, la confianza empresarial también empeoró en octubre por las negativas perspectivas para los próximos seis meses.

Los sectores de ventas minoristas y mayoristas también consideraron más negativa la evolución de sus actividades en un futuro próximo, según Sinn.