Energía

ACS aprovechará el bajón bursátil para comprar títulos de Iberdrola

El director general de ACS, Ángel García Altozano, ha dejado clara la intención de su grupo de seguir comprando acciones de Iberdrola aprovechando lo atractivo del precio. De hecho, el viernes reconoció que la constructora ha adquirido un 0,2% del capital, con lo que suma un 12,6%. Esta compra se realizó hace un mes, antes de la fuerte caída de octubre, a 6,8 euros por título.

ACS no ceja en su empeño de reforzarse en Iberdrola y así lo manifiesta públicamente. En una conferencia para analistas, el director general corporativo, Ángel García Altozano, adelantó el deseo del grupo de aumentar su participación. De momento, desveló el viernes que ha comprado un mínimo de 12 millones de acciones, lo que representa un 0,24% del capital de la eléctrica.

Según ha podido saber CincoDías, esta operación se produjo en la segunda quincena de septiembre, antes de que se desencadenara el huracán financiero de octubre que llegó a situar la cotización por debajo de los cinco euros. La compra de ACS se hizo a 6,8 euros por título (nivel marcado por Iberdrola el 17 y 18 de septiembre), lo que supuso un desembolso de algo más de 80 millones.

'Al precio que cotiza Iberdrola es realmente atractiva'', según García Altozano, quien añadió que no sería sorprendente 'dedicar parte de nuestra caja existente a adquirir acciones adicionales''. ACS tiene una liquidez de 3.900 millones, posición que fue calificada como 'sólida' por el ejecutivo.

ACS no tiene necesidad de refinanciar deuda hasta finales de 2010

IBERDROLA 10,70 1,47%
ACS 25,42 1,64%

Todo apunta a que la toma de posiciones, que eleva el paquete de la constructora hasta el 12,6% (un 7,4% directo y otro 5,2% a través de derivados), se ha frenado a la espera de que el precio toque suelo. Por contra, fuentes del mercado creen que la constructora que preside Florentino Pérez espera a recibir el dinero por el 35,3% de Fenosa que le queda por traspasar a Gas Natural y que entonces intentará superar el 20% de Iberdrola.

ACS vendió la primera porción de Fenosa a la gasística en agosto por 1.675 millones y con una plusvalía de 403 millones. El 35,3% restante aportará a la compañía otros 5.915 millones una vez que se reciba el visto bueno de Competencia, hecho que se espera para mediados de enero.

García Altozano tampoco dejó dudas respecto a la intención de ACS de estar presente en el consejo de su participada, pese a que el nuevo reglamento de Iberdrola -aprobado la semana pasada- supone, de facto, un blindaje para evitar el acceso de la constructora.

Tras su intervención, y a la vista de los resultados trimestrales presentados el jueves, ACS fue una de las dos firmas del Ibex que terminó la semana en positivo. El viernes avanzó un 0,19%, hasta 26 euros, mientras Iberdrola se dejó un 4,16% y se sitúa en 5,3 euros por título.

Más allá de la estrategia en energía, la otra cuestión que centró la reunión de García Altozano con los analistas tuvo que ver con la carga financiera de ACS. La constructora declara una deuda neta de 9.296 millones, de los que 3.465 millones responden a créditos con amortización en el corto plazo. Interrogado sobre las necesidades de refinanciar, el directivo tranquilizó al afirmar que no hay necesidad de negociar deuda hasta 2010. Y es que los vencimientos más significativos (2.426 millones) no llegan hasta diciembre de ese año. Por contra, los compromisos de pago en 2009 se reducen a 309 millones.

En el análisis de los resultados quitó hierro al frenazo en el negocio de construcción, el único que arroja una caída de actividad para ACS en lo que va de año. Las ventas en ese área han mermado un 5,8% respecto al mismo periodo de 2007, alcanzado los 5.653 millones, y la empresa lo achaca a tres hechos: la reducción de obra en el área residencial, una menor promoción de edificios por parte de las Administraciones, y la ralentización de la obra civil.

Como contrapeso, García Altozano confía en el crecimiento de ACS fuera de España y en la composición de la cartera de proyectos. De los 11.158 millones en obras contratadas, pero aún por ejecutar, 8.374 millones corresponden a obra civil (un 12,8% más que hace un año) y 2.566 millones proceden del mercado exterior.

Iberdrola cree que el paquete es menor

Iberdrola acusó el viernes a ACS de haber eludido responder a los analistas sobre la posición de Natixis en su capital. El banco de inversión francés es el tenedor de la participación indirecta del 5,2% que la constructora declara en Iberdrola. En tanto se ejecutan, estos derivados se van renovando periódicamente.

Fuentes de la eléctrica creen que la reciente reducción de un 2% de los derivados de Natixis ha sido ordenada por la propia ACS, lo que niega la constructora. Los bancos pueden transferir temporalmente estos instrumentos financieros.

Iberdrola, que mantiene una pugna abierta contra su primer accionista, ofrece este argumento para explicar que la posición de ACS sería menor de la que declara públicamente.