Informática

Vodafone y Orange retan a Telefónica en España con portátiles de bajo coste 3G

Vodafone y Orange anunciaron ayer el lanzamiento en España de sus primeros portátiles de bajo coste o netbook con conexión 3G. La primera comercializa en exclusiva un equipo de Dell por 299 euros, mientras Orange vende otro ordenador de la alemana Medion por 199 euros. Ambas operadoras buscan con esta acción impulsar su negocio de banda ancha móvil.

Las operadoras parecen haberse convertido en el alma de los nuevos ultraportátiles de bajo precio, bautizados como netbooks. Si en julio pasado, Telefónica trató de revolucionar el negocio de la banda ancha móvil a través de su acuerdo para comercializar el Eee PC de Asus (una oferta que después actualizó en septiembre), ahora han sido Vodafone y Orange las que han respondido. Ambas firmas anunciaron ayer el lanzamiento de sus primeras ofertas de conexión de banda ancha móvil a través de un ultraportátil de bajo coste o netbook en España.

Con este movimiento, Vodafone y Orange están tratando de posicionarse en este mercado, considerado como uno de los que cuenta con mayor potencial de crecimiento. Según Gartner, en 2009 se venderán nueve millones de unidades de netbook en el mundo para alcanzar los 50 millones en 2012. GfK va más lejos y estima que entre el 20% y el 30% de los portátiles que se venden actualmente en España en el área de consumo son ya equipos de bajo coste.

La comercialización por parte de Vodafone del Dell Inspiron Mini 9, que se vende con un módem USB de Huawei y sistema operativo Windows XP, ha venido a reforzar la alianza entre estas dos empresas, según los responsables de la operadora. Estos indicaron, no obstante, en rueda de prensa que no descartan en el futuro lanzar otros dispositivos similares de otros fabricantes de PC.

La banda ancha móvil alcanzará alrededor del millón de usuarios en 2008 en España

Vodafone ofrece el equipo de Dell por 299 euros para particulares, asociado a una tarifa plana de datos de 39 euros al mes. Para las empresas y autónomos, el coste del equipo es de 259 euros, ligado a una tarifa de conexión que va de 32 a 39 euros. Además, la operadora ofrece un 'modelo mensualizado' a este último perfil de cliente por el que pagará 49,90 euros al mes (incluyendo el precio de la conexión y el terminal).

Orange, por su parte, lanzó un pack que incluye el ultraportátil Medion Akoya Mini E1210 por 199 euros, que implica un compromiso de pago de 39 euros al mes por la conexión a internet, además de una permanencia mínima de dos años con esta operadora. En el caso de Vodafone, la permanencia obligada es de 18 meses. Un portavoz de Orange destacó que con su oferta, que supone una importante subvención, el cliente ahorra 200 euros frente a la compra independiente del terminal por otros canales de distribución, donde su precio es de unos 400 euros. A su vez, Vodafone precisó que su oferta supone un ahorro para los usuarios del 20%.

El Medion Akoya Mini, de 1,2 kilos de peso y 80 gigabytes de capacidad de disco duro, ya está siendo ofrecido por Orange a sus clientes en Francia desde el pasado mes de septiembre. Y, desde entonces, la operadora está vendiendo en el país vecino en torno a unos 1.000 miniportátiles a la semana, según fuentes del sector. Orange ya comercializaba desde las pasadas navidades equipos informáticos, aunque hasta ahora se ceñía sólo a portátiles tradicionales.

Tanto Vodafone como Orange buscan con esta oferta impulsar la conexión móvil a internet, ya que se trata de equipos volcados hacia la red. Los responsables de Vodafone estiman que a final de año habrá un millón de usuarios de banda ancha inalámbrica en España (según la CMT, habría 863.000 a finales de junio), y dijeron que su compañía lidera este negocio con una cuota de mercado del 53,5% frente al 40% de Telefónica y el 7% de Orange.

Temor a la 'canibalización' de otros terminales móviles

Los ultraportátiles que comercializan Vodafone, Orange y Telefónica son equipos diseñados para navegar por internet de forma intensiva y desde cualquier lugar, ya que su bajo peso (en torno al kilo) les da una gran portabilidad. Algo bueno para las operadoras. Sin embargo, algunos expertos advierten de un posible riesgo de canibalización de otros negocios y alertan de que al subvencionar e impulsar las ventas de los netbooks, estas firmas corren el peligro de vender menos smartphone o PDA, cuya funcionalidad de conexión a la red es también clave para atraer al usuario.

Los responsables de Vodafone negaron ayer que exista tal riesgo, 'puesto que las PDA y los netbooks son equipos complementarios'. Además, apuntaron que los ultraportátiles no tienen la funcionalidad de teléfono, que siempre será necesaria, sobre todo en la empresa.

Aunque los fabricantes de PC están de acuerdo con esta apreciación, lo cierto es que reconocen que los netbooks están ya canibalizando ventas a los portátiles tradicionales. El motivo, subrayan, es que aún no están bien definidos los usos para los que se han diseñado estos pequeños reyes de la informática.