_
_
_
_
_
Medio ambiente

Los miembros del Este se rebelan contra el recorte de emisiones pactado por la UE

La mayoría de los países del Este de la UE se rebelaron ayer contra los planes de reducción de emisiones pactados hace sólo 18 meses. La revuelta supone un nuevo obstáculo para cerrar el acuerdo definitivo antes de finales de año.

Francia, país que preside la UE durante este semestre, quería dar un impulso político definitivo a los planes comunitarios de reducción de emisiones de CO2 durante el Consejo Europeo que se celebra ayer y hoy en Bruselas. Pero la crisis financiera y la rebelión de varios socios de la UE han obligado al presidente francés, Nicolas Sarkozy, a rebajar su ambición.

Las conclusiones que aprobará hoy el Consejo Europeo se limitan a 'reafirmar el objetivo de la UE de llegar a un acuerdo en diciembre' sobre el plan comunitario de reducir un 20% las emisiones de CO2 en 2020. Pero París no ha logrado pactar unas orientaciones políticas que hagan factible ese calendario.

Ayer mismo, los primeros ministros de ocho países del Este (Polonia, Rumanía, Hungría, Bulgaria, Eslovaquia, Estonia, Letonia y Lituania) firmaron una declaración conjunta en la que reclaman a Bruselas que 'reconcilie los objetivos medioambientales y la necesidad de un crecimiento económico sostenible'.

La rebelión oriental se suma a las reticencias de Alemania y Francia

La rebelión oriental se suma a las objeciones de grandes potencias como Alemania e Italia, que temen el impacto del mercado de emisiones en su industria pesada.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, mostró horas antes del Consejo Europeo su comprensión hacia las peticiones de flexibilidad por parte de tantos socios comunitarios. Pero consideró innegociables los tres objetivos principales: reducción del 20% de las emisiones de CO2, incremento hasta el 20% de las energías renovables y mejora en un 20% de la eficiencia energética.

Barroso advirtió: 'Si abandonamos nuestras políticas, Europa tendrá un problema de credibilidad'. Y vaticinó que 'si ahora decimos que la lucha contra el cambio climático no es urgente, podría ser el final del esfuerzo global en ese sentido'.

Bruselas considera especialmente lamentable las dudas de los socios europeos sobre los objetivos pactados en marzo de 2007 porque coinciden con una aproximación hacia esas políticas por parte de países reticentes como EE UU, China o India. 'Europa no puede perder el sentido de liderazgo ahora que otros se aproximan a nuestras posiciones', señaló Barroso.

Peros los ocho rebeldes del Este piden a la Unión Europea que no adopte medidas unilaterales que puedan dañar su potencial económico. Y que se les reconozca la reducción de emisiones que supuso el desmantelamiento del legado industrial de la era soviética.

Bruselas endurecerá las normas sobre eficiencia

La Comisión Europea aprobará antes de final de año normas más estrictas para la eficiencia energética de numerosos electrodomésticos. La ofensiva para reducir el consumo de gas y electricidad continuará durante los próximos tres años y supondrá también una revisión, antes de finales de 2009, de la directiva sobre eficiencia energética de los edificios. El plan ha quedado plasmado en un informe de la presidencia francesa de la UE, anexo de las conclusiones que apruebe el Consejo Europeo en Bruselas.El plan también reconoce a las energías renovables como una contribución para la mejora de las seguridad energética. Y recuerda que cada país tiene libertad para optar por la energía nuclear, de la que procede un tercio de la electricidad consumida en la UE.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_