Hacia un nuevo orden financiero

Japón, dispuesto a ayudar al FMI a rescatar países en problemas

Japón está listo para ayudar al Fondo Monetario Internacional a salir al rescate de países golpeados por la crisis crediticia global, dijo el ministro de Finanzas, Shoichi Nakagawa.

"Si hay algo que el FMI puede hacer, quiero que lo haga de manera flexible. Japón cooperará con eso, incluyendo la provisión de fondos", afirmó el jueves el ministro a la prensa en Washington.

Nakagawa habló en la víspera de un encuentro de ministros de Finanzas y banqueros centrales del Grupo de los Siete, cuyo apoyo será clave para que el plan pueda funcionar.

"El impacto de la crisis crediticia se está extendiendo en el mundo. Para minimizar la reacción en cadena, Japón está listo para asumir el liderazgo en la contribución para ayudar a países mediante el suministro de fondos. Pediré la cooperación de otros países en el encuentro del G7", dijo Nakagawa.

El diario Nikkei informó que Japón propondría poner a disponibilidad billones de dólares de las reservas en manos de Gobiernos asiáticos y de Oriente Medio para apoyar un eventual rescate liderado por el FMI.

Japón tiene 995.000 millones de dólares en reservas internacionales, mientras que China cuenta con 2 billones.

El Nikkei dijo que el programa del FMI estaría disponible para los países emergentes pequeños pero no para los miembros del G7 u otras economías más grandes.

"En lo que el FMI debería pensar no es en los países del G7 o del G8, sino en las emergencias que puedan surgir en las economías emergentes en estos momentos de crisis financiera y restricción del crédito", dijo en Tokio el ministro de Economía, Kaoru Yosano.

Japón tomó la iniciativa diplomática durante la crisis financiera asiática de 1997/1998, proponiendo la creación de un Fondo Monetario Asiático para ayudar a la región a recuperarse de una crisis que llevó a varios países a la recesión.

Sin embargo, el plan no prosperó porque Estados Unidos se opuso.

El FMI dijo el jueves que estaba listo para activar un programa de emergencia destinado a ayudar a los países en problemas.