Plan de rescate

Brown insta al resto del mundo a imitar su plan de rescate

El primer ministro británico, Gordon Brown, apeló al resto de las economías mundiales a imitar el plan de rescate financiero que presentó esta misma semana bajo la forma de una nacionalización parcial de la banca y demandó "soluciones globales ante un problema global" que requiere descartar "viejos dogmas" sobre la gestión económica.

En un artículo en el diario The Times, Brown reconoce que nunca había imaginado que el Gobierno tomaría participación en los bancos, pero subrayó que ante la naturaleza de la crisis que asola ya a la práctica totalidad de las economías del planeta es necesario "abandonar los viejos dogmas" y admitir nuevas medidas para evitar el colapso del sistema.

Por ello, invita al resto de los países a sumarse a las "revolucionarias" medidas diseñadas por el Ministerio de Hacienda, que prevé una inyección económica de 68.000 millones de euros y fondos adicionales de 550.000 millones en concepto de préstamos a corto plazo para cubrir las necesidades de liquidez y garantías a disposición de los bancos para incentivarlos a prestarse entre ellos y atacar una de las bases estructurales del colapso del mercado crediticio.

Paralelamente, reclama una normativa supranacional en materia de transparencia que asegure un control del sistema y mayores restricciones contra la adopción de riesgos irresponsables contra la que ayer mismo arremetió duramente al asegurar que los promotores merecerían ser "castigados". Asimismo, propuso un nuevo sistema de supervisión para hacer frente a los ingentes flujos de capital entre instituciones financieras.

Una demanda en la que se incluye su apuesta por el fin de los bonos extraordinarios para los altos ejecutivos, incluida en el paquete de rescate como condición para beneficiarse de sus medidas, si bien la Autoridad de Servicios Financieros (FSA, en sus siglas en inglés), el regulador de la City, no maneja planes inmediatos para poner fin a estos dividendos o imponer un código de conducta para las entidades financieras.

Problema global, soluciones globales

En este sentido, el mandatario reconoció en su artículo la necesidad de salvar al sistema bancario por su carácter vital "en todo lo que se hace" y reiteró la idea de que "ya que es un problema global, requiere soluciones globales". "Esto lleva a un escenario global con un número de encuentros internacionales que empiezan esta semana con el G-7 y el Fondo Monetario Internacional y proponemos culminar con una reunión de líderes en la que debemos depositar los principios y las nuevas políticas para reestructurar nuestro sistema bancario y financiero alrededor del mundo", aseveró.

Así, incidió en que "sólo a través de las más valientes acciones coordinadas a través del globo" las familias y las empresas podrán ser "adecuadamente apoyadas", un planteamiento que él mismo se ha encargado de presentar directamente a los ciudadanos en una minigira que lo ha llevado por diversas áreas de Reino Unido para explicar el plan de rescate y los motivos que llevaron a su Administración a realizar una ingente inversión de dinero público.

Al respecto, se mostró convencido de que su país está "dirigiendo al mundo con las acciones que se han adoptado, como todo el mundo ha reconocido internacionalmente", si bien otros países europeos, como Francia, ya habrían expresado su escepticismo acerca de ofrecer un apoyo a los bancos como el de Londres. Pese a ello, Brown declaró: "El plan no sólo está diseñado para fortalecer el sistema bancario, sino para poner la economía en marcha de nuevo".