æscaron;ltima

El norte de Europa quiere competir con los tomates españoles

General Electric lanza un motor para invernaderos capaz de incrementar la producción agrícola.

Los tomates ya no dependen de las inclemencias del tiempo y tampoco necesitan mucho sol. Holanda, país rey de la horticultura en invernadero en Europa, lo ha vuelto a demostrar. La compañía Royal Pride Holland, una de las líderes del sector, ha dado un paso más hacia la agricultura global con la compra del primer motor de cogeneración de 24 cilindros del mundo, un invento del gigante estadounidense General Electric. La empresa hortícola es el primer cliente de la nueva máquina, que ayer presentó en sus invernaderos de Middenmeer, a 50 km al norte de Ámsterdam.

Fuera, el cielo estaba encapotado. El gris fue interrumpido por breves rayos de sol, hasta que rompió a llover. Pese al mal tiempo, las 45 hectáreas de cultivo de tomates seguían a pleno rendimiento, protegidas del agua por las inmensas vidrieras e insufladas de energía por el flamante motor de cogeneración J624, de enormes dimensiones, capaz de realizar la cuadratura del círculo. La instalación, de gas natural, combina el suministro de electricidad con la acumulación de energía térmica y la distribución del dióxido de carbono restante en los cultivos.

Así, los tomates reciben un extra de calor y de CO2, 'que de otra forma iría a parar a la atmósfera', según Michael Wagner, responsable de marketing de la división de energía de General Electric, abanderada del proyecto. De paso, las plantas crecen entre un 20% y un 25% más, aumentando así la producción anual, que hoy alcanza los 22 millones de kilos de tomates. El nuevo sistema, que la empresa holandesa instaló en el mes de agosto, ha permitido aumentar la extensión del invernadero de 45 a 102 hectáreas. Royal Pride Holland, que en 2007 registró 28 millones de euros de ingresos, se ha convertido además en operador eléctrico. Durante el día, la compañía vende el 60% de la electricidad que genera a la red local. El 40% restante sirve para suministrar luz al invernadero.

Una veintena de países comprarán el próximo año los sistemas de la compañía estadounidense para aumentar sus cultivos

Al anular la relación entre el clima y la producción hortícola, el motor de General Electric convertirá a países sin actividad agrícola en productores y exportadores. La compañía cerrará la próxima semana un acuerdo de venta en Rumanía. En 2009, el motor se comercializará en veinte países, entre ellos Rusia y Canadá. Las inacabables estepas rusas no tienen sol, pero sí ingentes cantidades de gas, una de las fuentes de energía que necesitan este tipo de motores. Al igual que Holanda, los futuros compradores de esta tecnología se elevarán a competidores directos del sector agrícola español.

Royal Pride Holland exporta sus tomates a Alemania, Dinamarca, Suecia, Noruega, Reino Unido, y también a España. El 5% de su producción llega a los comercios españoles. Preguntado sobre la ventaja competitiva respecto a los invernaderos de plástico de Almería, Frank van Kleef, uno de los directivos de la compañía, responde 'nosotros controlamos todo, ellos dependen del clima'. Pese a todo, la variedad de tomates Bella Donna de Royal Pride Holland se anuncia bajo el 'ancestral sabor del tomate, clásico del Mediterráneo'.