Wells Fargo abre una guerra con Citi tras arrebatarle Wachovia

Wells Fargo quiere reescribir uno de los capítulos de la crisis financiera. El banco, del que es accionista Warren Buffett, desplazó el viernes a Citi de un acuerdo intermediado y apoyado por el Estado para comprar Wachovia. Wells Fargo anunció, para sorpresa general, que será él quien compre la firma.

El comunicado de Wells Fargo anunciando la compra de Wachovia sorprendió a los mercados a eso de las 7:04 de la mañana de ayer. Al consejero delegado de Citi, Vikran Pandit, la noticia le llegó cinco horas antes. Robert Steel, primer responsable de Wachovia, le llamó a las dos de la mañana para decirle que el acuerdo que hacía cuatro días que habían cerrado con la mediación de la Fed y el Fondo de Garantía de Depósitos (FDIC), para venderle sus sucursales y depósitos, estaba roto. Citi acordó pagar por Wachovia, el banco de Carolina del Norte, 2.160 millones de dólares (unos 1.565 millones de euros).

Wells Fargo pagará 15.400 millones de dólares (11.160 millones de euros) por hacerse con la entidad. Es una operación que se materializará con el canje de unas acciones que han sido valoradas a siete dólares por título, un 79% por encima del cierre del jueves. Citi ofrecía un dólar por acción.

Steel no ha tenido mucha opción. El acuerdo que le presentó el presidente de Wells Fargo, Richard Kovacevich, el mismo jueves por la tarde no sólo es más atractivo para sus accionistas, sino que también contempla la compra entera del banco. Citi dejaba a Wachovia con las áreas de banca de inversión, AG Edwards y la gestora de fondos Evergreen.

Para las autoridades, la oferta es también mejor porque la venta a Citi contemplaba que el Fondo de Garantía absorbería parte de las pérdidas de la cartera de Wachovia. Pandit se había comprometido a atender los 42.000 primeros millones que en pérdidas dentro de un pool de préstamos por valor de 312.000 millones de dólares (unos 217.223 millones de euros). Por encima de este límite, el FDIC se haría con el resto y, a cambio, Citi emitiría warrants para acciones preferentes a cargo de este organismo por valor de 12.000 millones de dólares.

Con todo, las autoridades reaccionaron con sorpresa y y apoyar el acuerdo con Citi al que llegaron la semana pasada. Se da la circunstancia de que Wells Fargo tenía preparada una oferta por Wachovia el fin de semana pasado pero, finalmente, la retiró porque consideraba que era un acuerdo que se cerraba con demasiada prisa. Al retirarse este banco de la Costa Oeste, la Fed y la FDIC apostaron por la oferta de Citi.

La FDIC emitió ayer un comunicado en el que aseguraba a los depositantes de la situación de su dinero, pero explicaba que 'apoya el acuerdo anunciado con Citi'. Los reguladores se han comprometido a estudiar la nueva y confusa situación.

Desde Citi, donde se considera que tenían un pacto exclusivo y vinculante, han pedido a Wells Fargo que abandone, pero se estudia la posibilidad de demandar a Wachovia o de subir su oferta. El banco podría cancelar la ampliación de capital de 10.000 millones de dólares planeada para captar fondos para esta operación.

Quien hará una ampliación será Wells Fargo y por valor de 20.000 millones de dólares. El banco de Kovacevich estima que invertirá 10.000 millones en la fusión. El grupos anticipa unas pérdidas de 74.000 millones, incluidas las rebajas del valor de los activos, en la cartera de Wachovia.

El gigante californiano opta por una estrategia más agresiva

Wells Fargo es uno de los bancos más antiguos del EE UU. Fundado en 1852, fue la entidad que financió la fiebre del oro. También recientemente ha sufragado la fiebre de la vivienda, pero sus libros no han sido tan maltratados por ella como los del resto de las instituciones y mantiene su Triple A, algo muy meritorio considerando que sus actividades se centran en la Costa Oeste donde la crisis ha sido mayor.

Su mejor fortaleza le permite ahora mejorar una oferta por Wachovia que le lleva al tercer puesto en el ranking de bancos estadounidenses por activos, con 1,42 billones. El banco resultante tendrá 787.000 millones de dólares en depósitos y una red de 10.761 sucursales en 39 Estados. En muchos de ellos Wells Fargo no estaba presente.

Un orgulloso accionista y un oportuno cambio fiscal

Warren Buffett tiene una participación en Wells Fargo del 9%. De hecho, el influyente inversor posee títulos de este banco no solo a través de su cartera de Berkshire Hathaway, sino también a título personal. El viernes, en la conferencia con analistas, los responsables del grupo no fueron muy precisos a la hora de explicar en qué situación quedaba el inversor. 'Warren puede hablar por sí mismo de sus propios intereses', explicaron.

Buffett explicó en una rápida entrevista hecha por la candena CNBC que Wells es un gran banco. El inversor dijo que Wells Fargo se había animado a hacer esta operación después de que el lunes la Hacienda, Pública facilitara fiscalmente la compra de activos cuando en ellos se vayan a hacer depreciaciones de valor.