Crisis inmobiliaria

La constructora Edisan suspende pagos

La constructora madrileña Edisan se suma a la lista de firmas puestas en jaque por la crisis. El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Madrid tramita ya su petición de concurso voluntario de acreedores (antigua suspensión de pagos) ante la imposibilidad de hacer frente a las deudas. Al cierre de 2007, estas ascendían a 175 millones de euros, según informan fuentes jurídicas.

De esa cifra, las deudas a largo plazo suman 63,5 millones y están contraídas mayoritariamente con entidades financieras. El resto está firmado a corto plazo, con 26,2 millones adeudados a bancos y el resto a acreedores comerciales y a Administraciones Públicas.

La empresa que preside José Antonio San Román, se ha visto afectada por el parón en el segmento residencial. Según las fuentes consultadas, algunas de las cerca de 30 empresas del grupo y vinculadas al presidente también han presentado concurso voluntario de acreedores, aunque la mayor es la matriz, que a principios de 2008 contaba con cerca de 140 personas en nómina.

Según fuentes sindicales, la empresa ya ha anunciado a los trabajadores un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), que al parecer habría sido aceptado.

Con sede central en Madrid, Edisan tiene delegaciones en Cataluña, Aragón, Castilla y León, Cantabria, Andalucía, Levante y Costa del Sol.

Su situación crítica se suma a una larga lista de constructoras de viviendas e inmobiliarias que se han declarado insolventes, como Llanera, SEOP, Grupo Lábaro, Cosmani, Grupo Drac, Promodico, Urazca o Martinsa Fadesa.