Economía

El Banco de España advierte que el ajuste se agravó en el tercer trimestre

La economía española continúa con su tendencia a la baja. La producción industrial cayó un 7% en agosto y el Banco de España estima que el debilitamiento de la actividad económica se agravó a lo largo del tercer trimestre.

Los malos datos económicos siguen acumulándose. El viernes le tocó el turno a la producción industrial, que bajó un 7% en agosto respecto al mismo mes del año anterior. Esta es la quinta vez en la que el indicador, que se mide a través de 13.000 encuestas mensuales a empresas, acumula registros negativos en 2009 y es una muestra de la profunda desaceleración de la economía española.

Y lo peor puede estar por llegar. En su último boletín económico, el Banco de España advierte sobre la continuación del debilitamiento de la actividad, 'en un contexto de incertidumbre que se habría visto acrecentada en la segunda mitad de septiembre por el agravamiento de las tensiones en los mercados financieros internacionales'. En el segundo trimestre, el PIB registró un crecimiento intertrimestral del 0,1% y los expertos prevén que pueda registrar crecimientos negativos en los dos últimos trimestres del año, abocando a España a una recesión económica.

El Banco de España constata, además, que la inversión en bienes de equipo continuó desacelerándose en verano, reduciendo el nivel de utilización de la capacidad productiva, mientras que la inversión en construcción registró una caída más marcada en el tercer trimestre.

Fidalgo admite que el número de parados en España puede llegar a tres millones a finales de año

Uno de los sectores más afectados por la desaceleración ha sido la industria. La fuerte caída del consumo y de las importaciones han provocado un frenazo sin precedentes. Así se puede comprobar en las estadísticas del INE, en las que se constata que las partidas industriales más afectadas por el parón son los bienes de consumo duradero (electrodomésticos, muebles, vehículos....) y bienes de equipo (aquellos que se utilizan para fabricar otras máquinas o productos).

Este deterioro de la industria se conoce tan sólo un día después de que el Ministerio de Trabajo informará de la perdida de cerca de medio millón de afiliados a la Seguridad Social como consecuencia de la crisis. En septiembre había más de 2,6 millones de personas desempleadas en España y la cifra puede seguir creciendo. El secretario general de Comisiones Obreras, José María Fidalgo, no descartó el viernes la posibilidad de que el número de desempleados llegue a tres millones a finales de año. En declaraciones a Onda Cero, Fidalgo señaló que el 'efecto multiplicador' que la construcción residencial tuvo en el crecimiento económico y del empleo se está manifestando ahora de manera contraria. Ante esta situación, el dirigente sindical explicó que Comisiones Obreras ha pedido al Ejecutivo que mantenga la prestación por desempleo y mejore los servicios públicos y las políticas activas de empleo para agilizar las recolocaciones.

PP y Gobierno se enfrentan por la crisis

El líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, ofreció el viernes de nuevo su colaboración al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para salir cuanto antes de la crisis económica que atraviesa España, aunque le advirtió de que es deudor ante la sociedad 'por sus engaños, sus ocultaciones y su inacción'.

En su opinión, 'mirar para otro lado es letal en la resolución de la crisis económica y por eso su responsabilidad será juzgada en su momento'. Rajoy cargó duramente contra la actuación del Ejecutivo, al que acusó de no haber hecho nada ni haber tomado medidas para afrontar la crisis.

Ante estas acusaciones, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, reclamó a Rajoy que deje de hacer oposición con la crisis y deje de utilizarla de manera sistemática para descalificar a Zapatero. 'Es hora de arrimar el hombro para superar esta situación', aseguró.